dimecres, 29 de juliol de 2009

CALDODECULTIVO MAGAZINE. Nº 5, JUNIO 2008

LAS ESTACIONES DE UVE: DOS AÑOS CONTRA LA TOCHONITA (POR "V DE VIVIENDA")


2006. INVIERNO. Burbuja de cemento, puertas tapiadas, especulación, asedio, grúas y más grúas, casas habitadas por el aire, expulsión de la vida de los barrios, y todo por el turismo y el escaparate. Promotores convertidos en faraones. Financieros casando nóminas, hipotecando familias antes de que puedan formarse. Poderes privados atenazantes, y un ministerio nuevo ofreciendo como salida unas zapatillas. El artículo 47, papel mojado, un derecho básico convertido en lujo, con precios y rentas inasequibles incluso lejos de la ciudad. Se edifica sin pausa, pero la mitad han comprado sólo para especular y la otra mitad no pueden ni soñar con acceder; once millones de personas con menos de mil euros al mes. En los alquileres los abusos y la inflación también son galopantes. Todo confluye en una gran indignación popular, masiva. Basta la chispa para encender la protesta. Un mail viral. Una sentada.


2006. PRIMAVERA. El mensaje se extiende y llegado el 14 de Mayo las plazas embalsan ríos y más ríos de emergencias habitacionales, de problemas, de casos, de estados civiles y de civiles sin tutela del estado ni de sus partidos y sindicatos desclasados. Pero un domingo no basta. Se insiste uno tras otro, en Madrid incluso bajo los porrazos y en toda Marbella, perdón, en toda España, que toda es Marbella, con la sordina impuesta por los mass-media, que no entienden aún el "¿qué pasa, qué pasa? Que no tenemos casa". Sólo los blogs, redes sociales previas y algún nodo puntual mantienen la llamada, la insistencia semana a semana. Las formas son nuevas. Nos sentamos y caminamos, escribimos con tizas, hacemos pancartas sobre cartones que al final quedan en vidrios mudos de oficinas. A raíz de una de ellas, más casera, el espíritu de V, personaje de Alan Moore recién llevado al cine, se imbrica con la protesta, se genera el foro de V DE VIVIENDA. Nos conocemos en las primeras asambleas, abiertas, vibrantes, cargadas de rabia y de ideas.


2006. VERANO. V DE VIVIEDA convoca ya el 2 de julio. Y después...carteles que como espejos dicen "No vas a tener una casa en la puta vida". Amarillos, como los globos, revientan todos a una las mentiras nuncabajistas y el vaporoso ensoñamiento de una sociedad de presuntos propietarios. Nos marcamos la fecha del 30 de septiembre como la del reto para sacar a la calle aún más indignaciones, más rebeldías sin casa y más precariedades. Ruedas de prensa, comunicados, camisetas, reuniones en barrios...


2006. OTOÑO. Dos grandes manifestaciones, 30-S en Barcelona y 28-O en Madrid, y en medio acciones como la ocupación de ikea y la patética cancelación de una cumbre de ministros. El relator sobre vivienda de Naciones Unidas visita las asambleas. Desalojo de La Makabra. En mes y medio pasamos de ser silenciados a ser interpelados por los mass-media. La burbuja se resquebraja, los tópicos sobre violencia de la protesta caen por su propio peso ante actos rebosantes de música e imaginación. Un segundo correo viral convoca al 23 de diciembre. No volvemos a casa por Navidad porque aún no nos hemos ido.


2007. INVIERNO. El éxito del 23-D hace que surjan asambleas y grupos en distintas ciudades. Es el momento dulce del movimiento. Crecemos. Convocamos al 24 de marzo con un lema que también refleja el sentir general: "¿Pagar estos precios por un piso? Pues va a ser que no". De nuevo saldrán miles de personas sin tutela de siglas. Los partidos cambian su discurso, y con ellos sus corifeos. Todos se ponen en la boca ahora el derecho a una vivienda digna.


2007. PRIMAVERA. APARECE SUPERVIVIENDA. CURRÍCULUM VITAE.

Supervivienda somos todas las personas que no nos conformamos.

Supervivienda somos todas las personas que no queremos hipotecas a 50 ni a 40 ni a 30 años, todas aquéllas que no queremos alquileres a precios y condiciones indecentes, que no queremos especulación con la vivienda, que no queremos vivir en pisos patera, ni en pisos sin ventilación ni ventanas.

Supervivienda somos todos y todas: mileurizados, dosmileuristas y quinientoseuristas, jóvenes que no se emancipan, padres que han de volver con los hijos, hijos que vuelven a casa de sus padres, parejas que no se pueden separar, hipotecados dependiendo del euribor, jubilados, desempleados, precarizados y cansados de esta situación insostenible.

Supervivienda somos todos quienes no queremos que se destroce el medio ambiente con la construcción salvaje y descontrolada. Supervivienda somos quienes queremos que los pisos vacíos cumplan su función social..

Supervivienda somos las personas que sabemos que todo esto puede cambiar y se ha de cambiar, que exigimos responsabilidades, que reivindicamos un derecho saliendo a la calle. Supervivienda es toda aquella persona que tiene conciencia social y conciencia de lo que han de ser los barrios. Supervivienda es todo el que tenga ganas de luchar para hacerse oír y para gritar que los derechos no se sortean ni se mendigan, sino que se conquistan.

Y en la campaña electoral de las municipales pone en evidencia las grandes falacias del establishment político. Redactamos manifiestos enumerando medidas estructurales y cambios radicales necesarios para subvertir la situación del acceso a la vivienda. La opinión pública despierta de engaños que han hipotecado y precarizado a la inmensa mayoría en beneficio de una minoría de "señores del ladrillo" y cambia el discurso de los opinantes profesionales. Como puntilla, explota la burbuja financiera a nivel global.


2007. VERANO. Los trileros reaccionan. Bancos, promotores y políticos profesionales responden. Los primeros sacando el pararrayos de su presunta crisis y los segundos con gestos de chequera y paternalismo.


2007. OTOÑO. Las "ayudas" de la ministra Chacón y la desmovilización en ciudades medianas y pequeñas coinciden con la vuelta a la sordina mediática: se nos vuelve a vetar como noticia, incluso el grito del 6 de octubre. Incluso se nos ningunea mientras se firman pactos a largo plazo entre las administraciones y los beneficiarios de la especulación, teniendo por "agentes sociales" a sindicatos complacientes y a oenegés asistencialistas.


2008. INVIERNO. V DE VIVIENDA es una "firma" reconocida, y este 1 de marzo volvimos a salir a la calle, pero los problemas siguen, incluso a peor, y no pararemos hasta que se haga efectivo el derecho a techo. Estamos aumentando la coordinación entre las asambleas, profundizando en las comisiones de trabajo, sacando adelante programas de radio, webs, etc... Poco a poco pero con la idea clara de que debemos seguir combatiendo, con supervivienda de nuestro lado, a las fuerzas malignas que siguen contaminadas de tochonita inmobiliaria y urbanística y quieren, para colmo, seguir repartiéndose las migajas del pastel bajo mesa.


Article aportat per VEI