dissabte, 13 de juny de 2009

La Barceloneta gana un equipamiento social a cambio de seis pisos

Barcelona tendrá un nuevo equipamiento social en una casa del barrio de la Barceloneta, conocida popularmente como 'La Casa del Porró', a cambio de seis pisos de alquiler protegido que cederá a la inmobiliaria propietaria del edificio, según el convenio de permuta que la empresa firmó hoy con el Ayuntamiento.

BARCELONA, 12 (EUROPA PRESS)

Barcelona tendrá un nuevo equipamiento social en una casa del barrio de la Barceloneta, conocida popularmente como 'La Casa del Porró', a cambio de seis pisos de alquiler protegido que cederá a la inmobiliaria propietaria del edificio, según el convenio de permuta que la empresa firmó hoy con el Ayuntamiento.

La inmobiliaria pretendía hacer una promoción de vivienda libre en la casa de 70,5 metros cuadrados, en el número 6 de la calle Sant Carles, añadiéndole dos pisos a la construcción, altura máxima que permiten las ordenanzas municipales, según informó el Ayuntamiento.

A partir del convenio, la casa pasa a ser de propiedad municipal a cambio de que antes de tres años el Ayuntamiento entregue a la inmobiliaria seis pisos de la finca municipal del número 19 de la calle Ginebra. El edificio que hay ahora se derribará y la empresa pública Regesa construirá las viviendas de alquiler protegido.

Publicat en el QUÉ

Dossier referente a la casa del Porro.

divendres, 12 de juny de 2009

¿Gràcia hace gracia?

Hay calles engalanadas disfrazadas de la misma vida con un resultado dispar
MANUEL TRALLERO - 17/08/2003

Hay unas atracciones de feria en que los padres meten a los niños por un instante y respiran felicidad por la distancia alcanzada mientras sus vástagos dan vueltas al tiovivo, igual que astronautas en órbita sobre la Tierra. Y hay también un autobús de la Generalitat anunciando la futura línea 9 del metro, porque no en vano estamos ya en pleno adviento electoral. Hay calles engalanadas, disfrazadas de la misma vida, con objeto de uso cotidiano como botes de detergente o botellas de plástico. Ahí han encajonado como han podido un escenario con un conjunto de música, un barra con un grifo de cerveza y unas mesas en donde los vecinos cenan en camiseta y las señoras se abanican bajo un cielo de papeles pintados y serpentinas, que representa el fondo del mar con pulpo de cartón piedra.

La fiesta consiste en eso, en tomar la calle, no en vano la calle es suya, siempre lo ha sido, para lo que les venga mayormente en gana, en esta república federal, catalanista y libertaria de la antigua villa de Gràcia, que a pesar de los intentos nunca se ha convertido en un simple barrio más de Barcelona. El resultado es dispar y se queda a mitad de camino entre la Love Parade de Berlín y una demostración sindical de coros y danzas. Hay un público que tira de calzón corto y ostenta la tira del sujetador en coexistencia con la tira de la camiseta, y que por las apariencias debe tratarse ni más ni menos que del pueblo, del pueblo soberano.

La codificación es implacable, el orden del día como si dijésemos está perfectamente establecido, el guión es sabido, el margen de sorpresa inexistente. Primero sale una especie de dragón del pobre Gaudí tirando petardos y fuego por la boca, seguido de unos gigantes y cabezudos, tras los cuales aparecen más tarde unos bailarines de las Terres de l'Ebre y una comitiva chiquita de Sant Medir, lanzando caramelos, y así sucesivamente. Inventarse la tradición siempre es un riesgo que bordea el ridículo.

Hay ruido de tambores por doquier a mitad de camino entre reunión de una tribu zulú y Semana Santa en Calanda, baretos abiertos hasta que salga el sol y urinarios portátiles que ha colocado el concejal de distrito para que el personal no se haga aguas por todas partes, sino en su sitio, con éxito escaso. Es un popurrí, una ¿escudella barrejada¿ en donde los ingredientes flotan, cada uno por su cuenta y a su bola, un caleidoscopio cambiante de imágenes no sólo opuestas, sino contradictorias. Unos vecinos toman el fresco, una escena pueblerina a la puerta de sus casas, y a escasos metros se cortan pedazos de shawarma para un público multicultural. Una familia al completo come pan con tomate y jamón sobre platos de plástico, y a su alrededor el ambiente se dulcifica por el aroma penetrante del porro.

Hay vecinos que se quejan con pancartas en los balcones donde puede leerse ¿Fora sorolls i drogues¿, o ¿Gràcia vol descans¿, y pintadas donde se denuncia la represión contra la izquierda independentista. Y en la plaza del Diamant se ha instalado una estación de metro de mentirijillas, ¿Estación García-Valdecasas¿, en que los llamados cuerpos de seguridad del Estado no salen precisamente muy bien parados. Los guiris pasean con cara de alucinación permanente, mientras agosto dobla su mitad, inicia la cuesta abajo, y el calor amaina tras habernos tenido metidos a todos en plena ebullición, como en el mismo infierno. Las lluvias están por llegar, septiembre al caer. Yo, por si acaso, como Pijo Aparte y Teresa, de la novela de Joan Marsé, he bailado un lento como cada año, antes de que se acabe el verano o lleguen los Mossos d'Esquadra a Barcelona.

Article aportat per VEI

dijous, 11 de juny de 2009

dimecres, 10 de juny de 2009

Continúa el mobbing immobiliari a BCN

Solidaritat amb l'Amadeu Padrò

El dia 11 de juny un altre veí haurà de marxar del barri. Es l'Amadeu Padró i Picamal, expulsat del pis del passatge Magaroles en el que vivia des de fa més de mig segle pels nous propietaris de la finca del passatge Magaroles, després d'un llarg calvari de mobbing immobiliari.

Hores d'ara l'Amadeu només sap amb certesa que el desnonen el matí del dijous , però no on anirà a parar.

Més informació a http://bcn2.wordpress.com/

Demà, dimecres dia 10 de juny, a les 12,00, anirem a saludar-lo i donar-li el nostre suport a la terrassa del carrer de'n Bot

¡Ni un veí més al carrer per culpa de l'especul.lació i la desídia, que continuen arrasant a Ciutat Vella!

dimarts, 9 de juny de 2009

Escrit de l'AAVV de l’Òstia i la Plataforma en el diari Barceloneta

En el diario de la Barceloneta del mes anterior informamos de la entrevista que tuvimos con la dirección del CAp, y hemos tenido una respuesta por parte de los repsonsables de dicho centro.

Han realizado una encuesta de 104 usuarios, 102 fueron favorables de como funciona

el servicio de CRÓNICOS, y 2 nulas. En la encuesta, sin embargo, se preguntaba por el servicio de crónicos, no por la expedición de recetas, que es sobre lo que la asociación ha recibido quejas. Agradecemos a la dirección del CAP haberse tomado las molestias de darnos la información de los resultados de su encuesta.

La Asociacion sigue teniendo quejas del servicio y funcionamiento de las recetas de crónicos.

Viendo que el problema no se resuelve la Ass, va a tomar las medidas, para solucionar el servicio sanitario de recetas de pacientes crónicos.Seguiremos informando sobre este tema.

Os reproducimos a continuación la carta que ha sido enviada a diferentes medios de comunicación a raíz del programa Callejeros. Creemos que al programa el barrio no le importaba en absoluto, y no entendemos cómo quien conocía el programa pudo aceptar a salir en él. Por último, decir que Callejeros llamó a la puerta de la avv l'òstia y la plataforma hace tiempo y que se delegó la propuesta, porque temíamos un mal resultado. Como sabéis, llevamos varios años trabajando con medios de comunicación, así que, como medida preventiva para futuras ocasiones, nos ofrecemos para aconsejar a quien quiera cuando venga un medio de comunicación a pedirle que salga en la tele o en el periódico. Nuestro principal temor es que se haya mostrado una imagen parcial y manipulada de La Barceloneta que permite, ahora mismo, justificar cualquier intervención “porque hay que arreglar este barrio” (p.ej, poner ascensores, peatonalizar calles, criminalizar la pobreza...). A nosotros nos gusta el barrio tal como es, con todos los que lo integran:

«CALLEJEROS» La Barceloneta a vista de buitres

El pasado viernes 8 de mayo se emitió en el canal CUATRO el programa «Callejeros» dedicado a la Barceloneta, programa que había negado la colaboración de la avv l'òstia, quien se había negado. La vida de nuestros vecinos es una cuestión privada y personal.

La población de la Barceloneta es muy heterogénea, esa gran diversidad es precisamente lo que le da un encanto especial y hace que los que vivimos aquí estemos orgullosos y tan ligados a nuestro barrio. El programa sólo se limitó a sacar un aspecto del barrio intencionadamente, con el fin de ponerle todo el morbo que fueron capaces de ponerle porque es lo que vende hoy en día. El final del reportaje es lo más lamentable a nivel periodístico: la vecina que es portada por los bomberos para subir a su casa, dispone de ascensor (ese día averiado) y de una silla eléctrica de barandilla para salvar los tres peldaños de subida hasta el rellano del ascensor, cosa que no se vio en ningún momento, como tampoco se mencionó que dicha persona había bajado ese mismo día por su propio pie las escaleras. En definitiva, el programa no sólo nos ha herido a los vecinos en el orgullo de barrio, sino que ha dejado una estela tras de sí en el barrio de La Barceloneta que justificaría cualquier intervención de reforma, sea como fuere.

Por último informar de que mantuvimos una reunión con la Regidora del Distrito. En ella nos aseguró que se está trabajando en la modificación del plan de los ascensores, y que es todo un reto rehabilitar la Barceloneta sin que tenga que marcharse ningún vecino. El plan de los ascensores se plantea desde el puro fachadismo y están mirando de revisar el plan especial para que esto no sea así. Hablamos también de las ayudas a la rehabilitación de los elementos comunes de los edificios (fachadas, escaleras, terrados, bajantes, instalación de ascensor SIEMPRE que quepa...), ya que la plataforma y la òstia presentamos alegaciones a las bases que se habían aprobado provisionalmente en relación a estas ayudas. En estas bases se establecen los criterios para poder recibir ayudas. La regidora nos dijo que se trabajaría mucho en la “mediación” antes de conceder ayudas y que se estudiaría a fondo a quién se las dan, cómo se desarrollan...

Sobre el siglo XX dijo que siempre había sido un edificio del barrio y tiene que volver a él, así que están haciendo por recuperarlo. En el esplai de Mar, nos confirmó que la empresa que lo gestionaría sería una empresa privada. Y finalmente, no anunció que están trabajando para poder poner en marcha en el espacio entre la Catalana de Gas y el Hospital, una escuela de Formación Profesional especializada en temas sanitarios.

La reunión se tuvo que terminar de manera inesperada por un llamada imprevista que recibió la regidora. Informaremos de la próxima reunión que mantengamos.

Por último, decir que nos informan de que se ha firmado un convenio entre el ayuntamiento de Ciutat Vella y la Fundación Hospital de Sant Pau y Santa Creu por lo que se cede el terreno de la c/Andrea Dòria 25-31 para construir una guardería, en el solar también se preveé un párking.

El día 20, si obtenemos el permiso, celebraremos la Festa de l'Estiu en la plaza Poeta Boscán, ¡estad atentos y no os la perdáis!

Nos reunimos los martes a las 20. en la calle Pescadors 49,

diumenge, 7 de juny de 2009

Iconos de vergüenza

Desde la generosa terraza del Museo de Historia de Cataluña, un amigo señaló el promontorio de Montjuïc y me dijo: "Porcioles no se habría atrevido y al final se atrevieron los nuestros". Se refería al hotel Miramar, pintado de verde para hacer más clara su vergüenza. El alcalde huyó de inaugurarlo, aunque el Ayuntamiento tiene participación en el negocio, el 10% o así. No sé qué piensa mi amigo del hotel Vela, que sombrea la playa más popular de Barcelona. En todo caso, el Ayuntamiento lo considera un icono de la ciudad, justo ahora que el urbanismo icónico está desprestigiado en todas partes por las fracturas que produce en el espacio urbano, por la soledad de esos monstruos de postal, porque los buenos arquitectos prefieren hacer ciudad en lugar de hacer edificios con firma y estrambote.

Barcelona tiene cuentas siempre pendientes con el turismo, pero no tanto porque le molesten -que también- esos rebaños de gentes que van detrás de un guía con un paraguas a guisa de estandarte. No, Barcelona tiene la intuición de que con la excusa del turismo se cuelan demasiadas cosas, por ejemplo, una sutil prolongación del negocio inmobiliario a través de la construcción de hoteles, en cualquier parte. Si es un hotel, todo vale. El de Ricardo Bofill se tramitó como "equipamiento" del puerto para burlar la Ley de Costas. ¿Para que descansen los estibadores? Es una aberración, pero también lo es el que le crece al Palau de la Música o el cilindro de lujo en El Raval. Barcelona usa la cobertura del "turismo cultural", pero lo que pretende es explotar turistas ricos como si la ciudad fuera la ribera de Cancún.

Nadie renuncia hoy a la industria del turismo. Pero en Barcelona el turismo no es la lluvia fina que beneficia al pequeño comerciante, sino un instrumento de gentrificación. La palabra describe la expulsión de los vecinos de toda la vida barridos por nuevos vecinos ricos después de una intervención urbanística. Si es Nueva York, el detonante es privado. Si es la Ribera, el Born, la Barceloneta y hasta El Raval con su prepotente hotel de lujo, el brazo ejecutor es municipal y "progresista". ¿Estamos hablando de la ciudad que fue modelo de urbanismo sensible y a la menuda?

PATRICIA GABANCHO

Article publicat al diari El País