dissabte, 20 de setembre de 2008

NUEVAS AMENAZAS A LA CASA DEL AIRE


En la noche del Sabado 13 de Septiembre sobre la 1 de la noche 4 hombres en actitud provocadora merodearon por los alrededores de la Casa del Aire, situada en el granadino barrio del Albayzin (para conocer de cerca el conflicto visita www.casadelaire.org, todavía en construcción). Estuvieron aporreando y pegando patadas a la puerta de esta casa de vecinos.

Esta provocación proviene, como no podía ser de otra manera, de la inmobiliaria EDIVARA- SOL que hace tres años compró este inmueble con sus vecinos dentro y desde entonces lleva intentado echarlos por diferentes medios. Esta provocación sin duda responde a la reanudación de la campaña que la Casa del Aire lleva tiempo haciendo contra esta inmobiliaria y contra la especulación. Los señores de EDIVARA- SOL, asustaviejas y chupasangres de profesión, no acaban de entender que el día que compraron este edificio cometieron un grave error, en este edificio no hay viejas que asustar y si muchas vecinas y vecinos dispuestos a dejarse la piel defendiéndola. Ya estamos cansados de ver como está gentuza echa a los vecinos de este barrio para llenar más sus billeteras.

A pesar de que lo sucedido es una pequeña provocación, que no intimida a nadie, no vamos a quedarnos quietos. Sin embargo, y por el bien de todos, esperamos que estás intimidaciones no vayan a más, si se repiten habrá que demostrarles que no solo no intimidan sino que su actitud solo provoca más ganas de luchar contra la aberración que está sucediendo en este barrio.

Por ello invitamos a todos las personas y asociaciones, de Granada, el Estado y el resto del mundo, que apoyan la lucha de los vecinos de la Casa del Aire a mostrar a estos “señores” el rechazo a sus amenazas; a través, si el problema no va a más, del teléfono o el fax.

tlf.:958 260 101

687 869 695

fax 958 260 404

divendres, 19 de setembre de 2008

VOX POPULI: LA BARCELONETA HABLA -SEGUNDA PARTE- (JORDAE, MARK DIX)

V.E.I
VÍCTIMA
ESPECULACIÓN
INMOBILIARIA


BCN WEEK (Nº 48, JULIO 2007)


¡Hola grumete! ¿Qué me cuentas? Sacándonos de encima la falsa nostalgia de los guiris, hemos conseguido hablar con los viejos gruñones del barrio. Esta gente está viviendo una rápida evolución que ha dejado a algunos de ellos totalmente en fuera de juego. Las preguntas que se les hicieron fueron las siguientes:


A) ¿Cómo era La Barceloneta hace 10 años?

B) ¿Cómo será La Barceloneta dentro de 10 años?


5- Santiago, unos 40 años. Limpiador de playas en verano y pescador el resto del año.


PASADO: Yo estaba aquí; mi prima estaba allí (señala a una mujer increíblemente pequeña detrás de la barra, la cual no reacciona). ¡Ella es una luchadora! (la mujer sigue todavía sin reaccionar).


¿Cómo era hace diez años? La Barceloneta era mucho más familiar, había un sentimiento de barrio más enraizado en sus calles. A pesar de que el nivel de vida fuera más bajo -la vida era más dura-, creo que estábamos mejor antes.

Había un puerto aquí antes de las olimpiadas de 1992 y las posteriores intervenciones alrededor de esa época. Existía un número mayor de personas trabajando en sectores relacionados con el mar. Después de 1992, la gente que estaba viviendo aquí empezó a cambiar, a encontrar trabajo en otras zonas y sectores. Pero supongo que hace 10 años todavía teníamos en La Barceloneta a mucha gente viviendo en el barrio de esa generación. Una generación de personas que trabajaba en el barrio en sectores relacionados con el mar, y además vivía en él y había nacido en La Barceloneta.


FUTURO: Tal como lo veo actualmente, vendrá más gente a vivir aquí de fuera del barrio. Juventud principalmente, y eso es una buena noticia.

Desgraciadamente, la gente que previamente vivía de los oficios tradicionales tendrá que trasladarse a otras zonas para encontrar trabajo. Sin embargo, no creo que estos cambios vayan para mal. Dentro de diez años, el bar de mi prima estará aquí, y yo también estaré viviendo aquí, si puedo.


6- Propietario/a de una panadería. Unos 45 años.


PASADO: He estado trabajando en esta panadería desde que tenía 14 años. Entonces todo era muy diferente a ahora. Incluso hace 7 años, La Barceloneta era como una familia. En la planta baja de cada edificio la gente dejaba la puerta de su casa abierta. La gente abría sus casas a la calle, al resto del barrio. Ya te lo digo, todo era mucho más cómodo, más tranquilo.


FUTURO: Nos van a echar a todos/as fuera. He escuchado que van a aplicar nuevas leyes respecto a la disponibilidad de tener ascensor en los pisos. Va a haber más personas de fuera del barrio que de La Barceloneta viviendo aquí, estoy seguro/a. También tendremos moros, sudacas. Gente que no viene a trabajar, gente que vive de los robos. Habrá más mierda en las calles, al igual que drogas. Los niños/as tendrán miedo a salir y jugar en las calles. Pero en diez años espero estar aquí: tengo un negocio y me gusta el barrio.


7- Anciano, sobre los 75 años. Sentado a las afueras del mercado, mirando a las chicas.


- ¿Te las follarías? (me dice mientras está mirando a una joven).

- ¿Lo harías? (respondo yo).

- Mira este pequeño gilipollas (me dice).

- ¿Estabas aquí hace diez años?

- Llevo aquí cincuenta años. Hace diez años... déjame pensar. No había moros, ni negros. Ninguno de ellos. ¿Me vais a pagar por la entrevista?

- No.

- Bastardos.

- ¿Qué más?

- Podías ir al mercado, la comida era mucho más barata. Todo era mucho más barato, hasta los pisos. Antes pagabas 15 millones de pesetas por uno (100.000$), ahora pagas 50 (300.000 $).

- ¿Cómo ves el futuro?

- Habrán acabado con todo el barrio. Van a construir un montón de apartamentos al lado del mar. Costarán una fortuna, lo juro. Voy a seguir en La Barceloneta. Y habrá gente follando aquí, en la plaza fuera del mercado. Desparramados por el suelo.

dijous, 18 de setembre de 2008

"He robat 492.000 euros als que més ens roben per denunciar-los i construir alternatives de societat


"Escric aquestes pàgines per fer públic que he expropiat 492.000 euros a 39 entitats bancàries a través de 69 operacions de crèdits. Incloent interessos de demora, la xifra actual del deute és de més de 500.000 euros que no pagaré". Llegir historia

Aquest és el començament del text que inclouen les pàgines centrals de la publicació "Crisi", que avui distribuirà 200.000 exemplars per molt diversos llocs des Països Catalans. La publicació denuncia la crisi, qui en són els culpables i despulla el sistema que patim de dalt a baix.


Llegir Revista "CRISI"


Com lo recull la premsa: EL PERIÓDICO, AVUI, VILAWEB

dimecres, 17 de setembre de 2008

Masala núm.43 digital

Aquí teniu el Masala núm.43 digital

Ca la Dona, el somni continua... malgrat els entrebancs Pàg 3

La Barceloneta prometida Pàg 5

(De)créixer per (sobre)viure Pàg 8

Un any amb la Itziar González: O cambiar-ho tot perquè tot segueixi igual Pàg 4

Más de la mitad de los detenidos en operaciones contra el supuesto terrorismo islamista ha salido absuelta Pàg 7

i molt més...

Llegir el Masala

'Patrulles'

La Barceloneta està més esvalotada del que és habitual i alguns comerciants d'aquest barri han recorregut a Xavier Trias, que l'altre dia hi va anar a fer una volta. Algú, des d'un balcó, li va preguntar a crits si s'havia equivocat, però Trias no el va sentir. Al veí el va estranyar la presència del polític perquè normalment aquestes visites només es produeixen els dies de festa major o d'inauguracions.
Hi ha més emprenyament de l'habitual a la Barceloneta i alguns comerciants van amenaçar d'organitzar patrulles de vigilància aquesta setmana si l'autoritat no acaba amb les coses de l'incivisme turístic, és a dir, amb els que passen d'hotels o pensions i es pixen, caguen, emborratxen i dormen a la porta de casa teva. Són els beneficiats per l'Evangeli Barceloní de la Tolerància.
Paco López és fill de la Barceloneta i un dels seus divulgadors més populars. El Paco, que és qui té totes les fotografies històriques del barri, s'ha fet una fama gràcies a cert naufragi que ell situa a les costes finlandeses i del qual es va salvar, sempre segons el relat del nostre antic mariner, perquè durant la lluita contra la mar no parava de fotre-li a l'ampolla de Terry. Les històries de naufragis són així i no convé analitzar-les gaire.
El Paco ven fotos del barri i el defensa, però a vegades el guanya la literatura o el cinema i explica coses que fan emprenyar d'altres fills del barri que em truquen i em diuen: "El Paco és el Paco. El Paco explica que fa anys els xavals del barri fèiem de tot per unes monedes, fins i tot ensenyar el cul al port. I això és mentida".
És a dir, que per sortir de dubtes me'n vaig a veure el meu amic Vicenç Forner, el Príncep de la Barceloneta, que m'explica el que ja sabia, que ell no va ensenyar mai el cul. Amb les coses importants no s'hi juga. "El que fèiem era agafar les monedes de deu cèntims que alguns ens tiraven al moll de Llevant. I d'això en dèiem Qui me'n tira deu? Però d'ensenyar el cul, res de res. Érem i som de la Barceloneta. Ens llan- çàvem a l'aigua amb banyador."
El Príncep em demana que recordi al nostre alcalde això: "El turista no vota."

Article d'Arturo San Agustín publicat en el Periódico

dimarts, 16 de setembre de 2008

División en la Barceloneta tras el anuncio de crear patrullas ciudadanas

La presidenta de la Asociación de Vecinos de l´Òstia de la Barceloneta, Emilia Llorca, calificó ayer de «fascista y muy peligrosa» la advertencia del presidente de la Asociación de Comerciantes del barrio, Pietro Ferrari, de organizar patrullas vecinales de vigilancia si el Ayuntamiento no actúa contra los indigentes y nómadas instalados en el barrio o no contacta con los comerciantes antes de hoy.
En declaraciones a Ep, Llorca aseguró que su asociación no apoyará la iniciativa de Ferrari, anunciada el viernes en una visita al barrio del presidente de CiU, Xavier Trias, y consideró que «no se puede hablar en nombre de todos», al opinar que Ferrari representa a los comerciantes, pero no a los vecinos.
«¿Qué pasará si alguien se pone «chulo», tanto por una parte como por otra?», se preguntó Llorca, que alertó de que la situación «puede descontrolarse». Aunque compartió la exigencia de Ferrari de que el Ayuntamiento debe establecer medidas, «salir a la calle es muy peligroso».

Comerciantes
Pese a entender la postura de los comerciantes, afirmó que no se puede «criminalizar» a los indigentes y los denominados «nómadas», ya que «no todos son agresivos». Sin embargo, la concejal del distrito de Ciutat Vella, Itziar González, sí indicó en una entrevista que la veintena de nómadas acampados en plazas, parques y playas del barrio se organizan de forma «tribal» y son «muy agresivos».
En todo caso, Llorca añadió que aunque las medidas policiales son necesarias, deben acompañarse de importantes mejoras sociales para tratar estos casos, que «se repiten cada verano». Llorca reconoció que no existe diálogo entre su asociación de vecinos y la de los comerciantes del barrio, a los que acusó de querer «un barrio pijo» cuando la Barceloneta «siempre ha sido un barrio de trabajadores».

Publicat en el ABC

dilluns, 15 de setembre de 2008

El chantaje del ladrillo feroz

Ahora, que llegó el invierno, ¿debe la hormiguita Estado alimentar a la cigarra inmobiliaria? ¿Deben pagar con sus impuestos las familias, las mismas que ya sufren las hipotecas, los errores provocados por la voracidad inconsciente de los que dispararon los precios de los pisos durante la burbuja? ¿Se merece el ladrillo tanta clemencia? Sin duda, los empresarios del yate y el avión privado no. Pero, ¿y sus escudos humanos? ¿Y sus trabajadores y demás víctimas colaterales?

El dilema no es sólo moral, también técnico: ¿sirve de algo mantener artificialmente con vida al ladrillo en un país donde la especulación inmobiliaria ha dejado cientos de miles de casas vacías y un litoral adosado? Obviamente, a largo plazo no. Pero, ¿se merece el ladrillo una muerte digna, lo menos dolorosa posible, aunque sólo sea por el bien del resto de la economía?

Llegir article

diumenge, 14 de setembre de 2008

LA BARCELONETA PROMETIDA

La promesa es una de las herramientas retóricas más frecuentes recurrentes e importantes para los políticos. Con ella construyen la imagen de futuro que literalmente nos venden. Con las promesas dibujan aquello que queremos poder ver/tener en el futuro, ese cambio en positivo que esperamos que nos brinden. La promesa juega con la ilusión, al igual que con los miedos, las esperanzas y las necesidades. Cuando nos prometen que algo será de una determinada manera, que se hará un barrio para los vecinos, están apelando a nuestro sentimiento de pertenencia al barrio, se dirigen directamente a mí, a ti (yo sé, tú sabes que formas parte del barrio, por lo tanto, un barrio para los vecinos es un barrio tanto para mí, como para ti). Y esa promesa en positivo niega a la vez su contraparte: si el barrio será para los vecinos, no podrá serlo para las inmobiliarias, no podrá serlo para el turismo masificado, ni para un comercio de lujo inalcanzable para ti y para mí. Y será también un barrio en el que habrá aquello que necesito.

La promesa tiene forma de triángulo ambivalente: la promesa va ligada a una imagen futura, se contrapone -o incluso, anestesia- la realidad actual, y, por último, se construye sobre la esperanza, sobre nuestra necesidad de creer (al menos un poquito). Y, por último, lo que no hace la promesa (la de los políticos) es incluir qué posibilidades fácticas hay para poder cumplirla: la promesa obvia, esconde, la realidad actual en la que se realiza. Aquí se añade un elemento tan maquiavélico, como ineludible en la situación actual: se cuenta desde el principio con que la memoria colectiva e individual no puede retener todo aquello que se prometió y en qué momento, de manera que cuando la promesa se incumpla, siempre se podrá dar una justificación realista y creíble. Un buen ejemplo sería a construcción de vivienda social en el Paseo Joan de Borbó 11: la promesa de que ahí se construiría vivienda social se hizo el mismo día en que el colectivo Miles de Viviendas había reokupado la antigua caserna abandonada durante ocho años, y con el ayuntamiento siendo plenamente consciente de las condiciones en las que el Puerto llevaría a cabo el derribo. El supuesto motivo por el que el solar continua vacío criando malvas es que los trámites para conseguir hacer vivienda social son muy lentos. Esa supuesta lentitud burocrática ya existía en el momento en el que se realizó esa promesa, pero, evidentemente, no se mencionó -y seguramente no es el único motivo por el que no hay ahí ya vivienda social-.

Ahora bien, la imagen de La Barceloneta prometida no se ha empezado a construir hasta la llegada de Itziar González. Todas las promesas realizadas por el anterior regidor se hicieron más a la defensiva y con la intención de acallar las voces críticas, que la de con la vender una determinada imagen futura del barrio. En realidad eran respuestas vagas para salir al paso. Pero también hay un motivo para ello, Carles Martí no pretendió en ningún momento informar al barrio de las transformaciones que sufriría (lo que demuestra la poca confianza que el ayuntamiento tenía en el beneficio real que supondría el “plan de los ascensors”), y, por lo tanto, no tenía que prometer nada, porque no había nada que vender. Queda pendiente saber qué prometió a promotores, restauradores y puerto; pero esas promesas nunca se hacen públicas y, más que promesas, son acuerdos, casi contratos económicos. Sin embargo, algo les debió de prometer, ya que en lugares como el Café Royal (bar situado en los bajos del Hotel 54) se pueden oír las quejas de sus dueños por no haberse aplicado aun el “plan de los ascensores” que tenía que modernizar al barrio y, sobre todo, traer a otro tipo de población.

El papel de Carles Martí consistió más bien en asentar las bases para que el futuro del barrio apuntase a una renovación de población y una gentrificación urbana, y ha sido a Itziar González a quien le ha tocado el papel de prometer, de construir una imagen futura del barrio que contrarrestase la cruda realidad que habían creado Carles Martí y sus aliados naturales (los así llamados poderes fácticos). Con él se elaboró y aprobó el “plan de los ascensores”, una vez ya estaba aprobado el proyecto del Hotel Vela, también fue con él con quien se remodeló la plaza de la Repla y se construyó el nuevo mercado, y con él se planeó la construcción de una pasarela que uniera “La Barceloneta” (el Hotel Vela, en realidad) con el Maremàgnum.

Evidentemente, nada de esto fue debidamente comunicado a barrio, y por ello, no fue necesario inventarse una imagen bonita en la que encajaran todas esas piezas de puzzle dadá.

Sin embargo, no podemos acabar sin enumerar las promesas de este regidor que aun están pendientes de un hilo o han sido incumplidas: la ya mencionada construcción de vivienda social en el solar de Miles, la creación de una comisión de seguimiento del “plan” -se entiende aquí que al no tener fecha de inicio ni de fin dicho “plan”, las restricciones de contratos, el mobbing, la subida desorbitada de los alquileres, así como la desaparición paulatina del comercio de cercanía y la aparición de un comercio literalmente pijo son ya consecuencias de un “plan” que será ejecutado por y, por lo tanto, beneficiará sólo al capital privado-, la revisión del catálogo y de los edificios del barrio incluidos en él, la recepción de ayudas para no ser expulsado por no poder pagar la reforma (hasta ahora sólo contamos con el enunciado “se darán ayudas”, esto, obviamente, está vacío de significado), la promesa de que el “plan” se explicaría al barrio -promesa que Itziar G. ha reiterado, pero también incumplido en diferentes ocasiones-... Hasta el momento, el único compromiso asumido y cumplido es la inclusión de La Barceloneta en la llei de barris. Sin embargo, esta era la más resbaladiza,ya que el proyecto de la llei de barris puede actuar como caramelo de distracción para la crítica vecinal, a la vez que encarecer aun más las condiciones de vida de los vecinos. Es, en definitiva, un arma de doble filo, y, como sabemos, el Ayuntamiento acostumbra a usar estas armas de no con el filo de la función social, sino con el del beneficio económico.

Y es esta llei de barris la que constituye la imagen central del cuadro que la actual Regidora está dibujando para vendernos a los vecinos La Barceloneta prometida. Esa que nunca llega y siempre está por llegar. Esa que nunca tiene en cuenta las necesidades cotidianas de los vecinos del barrio, el apetito voraz de las inmobiliarias y la incompatibilidad de los intereses del puerto en el barrio con la mejora real de la calidad de vida de los actuales vecinos.

Este artículo es sólo la primera parte. En el próximo número se analizarán las promesas efectuadas por la regidora y la imagen futura del barrio que nos está vendiendo en contraposición a las promesas que se han (in)cumplido y la realidad que se vive cotidianamente en el barrio


publicat en el Masala