divendres, 11 de juny de 2010

Turisme a La Barceloneta: Benefici o Malefici? Un debat veïnal

DISSABTE 12 DE JUNY
--------------------------

Data:
dissabte, 12 / juny / 2010
Hora:
10:30 - 20:30
Lloc:
Centre Cívic Barceloneta i c/Giner i Partagás cantonada amb c/Maquinista

11.00h. – LA TRAMA DEL BARRI I LA VIDA QUOTIDIANA (Centre Cívic Barceloneta)

Mercè Tatjer – Geògrafa i historiadora (UB)
Julián Garcia – President del Club Natació Atlètic Barceloneta
Vicent Baena – Barcelona Activa
Lourdes López– AVV. L’Òstia
Josep i Martí Domenech – Restaurant Can Manel
Silvia Aymá, Montse López – Plataforma CEIP Mediterrània


14.30h. – PAELLA POPULAR (Carrers Doctor Giner i Partagás / La Maquinista)

A càrrec de Compartir Dóna Gustet
Xerrada de sobretaula amb Jordi Borja, geògraf i urbanista


17.30h. – TOUR PEL TURISME A LA BARCELONETA (Porta del Mercat de la Barceloneta) Itinerari a càrrec de La Geografia Esborrada + Presentació del còmic “I love Barceloneta”


----


Organitza:
OVQ (Observatori de la Vida Quotidiana)

Amb la col·laboració de:
Turiscòpia/ Compartir Dóna Gustet / La Geografia Esborrada / Cooperativa de Consum La Sardineta

I la participació de:
Coordinadora de Cors de la Barceloneta /Agrupació de Comerciants i Industrials de la Barceloneta / Plataforma CEIP Mediterrània / AVV. L’Òstia / Plataforma d’Afectats en Defensa de la Barceloneta / Restaurant Can Manel / Club Natació Atlètic Barceloneta


La Barceloneta, antic barri mariner de la ciutat, és avui un gran exemple de com les polítiques de promoció turística i planejament urbanístic afecten un territori concret. La zona és el nucli urbà més proper a la platja de tot Europa. I aquesta posició, “estratègica” per a determinats interessos, ha provocat que en les darreres dues dècades el barri sencer s’hagi vist immergit en un procés de transformació que ha modificat profundament la seva fesomia, el seu teixit social i els usos que avui es fan dels seus carrers, comerços, places i platges.
És per això que convoquem veïns i veïnes del barri a discutir plegats sobre les conseqüències d’aquesta realitat.

El esdeveniment en Facebook

dijous, 10 de juny de 2010

DECADENCIA DE UNA VISIÓN DE BARCELONA

LA VANGUARDIA, 17/05/2010

(POR ANTONI PUIGVERD)


Escribía Montaigne que la vejez se nota más en el alma que en las arrugas del rostro. Esto es literalmente cierto en el caso del socialismo barcelonés: jubilada casi por completo la generación que cambió la ciudad de arriba abajo, los que han heredado su legado son políticos sin arrugas en el rostro pero de discurso envejecido y decadente. El significado que tiene en catalán el apellido del alcalde Hereu refuerza simbólicamente la fatalidad del proceso: la generación que recibió el legado de los alcaldes Serra, Maragall y Clos encontró, en lo que a ordenación urbanística se refiere, la ciudad completamente acabada (a excepción de la Sagrera). Y recibió una visión de la ciudad mucho más que exprimida: remasticada una y mil veces, ha fatigado los dientes del barcelonés más entusiasta. La visión de la Barcelona abierta al mar y al mundo, lúdica y simpática, solidaria con todas las causas, pacífica y bailonga, envejeció con aquellos que la idearon.

Cobi encarnó el colorido, la alegría, la despreocupada desenvoltura de la Barcelona olímpica. Un Barcelona que, lanzando por la borda el urbanismo gris de los plomizos años de la dictadura, y abriéndose al mar, descubrió, maravillada, que hacer negocios, divertirse y solidarizarse podían ser la misma cosa. Pero Cobi inevitablemente envejeció. Y su sombra se proyecta sobre la ciudad contagiándole sus características: Barcelona ajada y retórica. De los dos adjetivos, retórico es el más descriptivo: una Barcelona con mucha música pero sin letra. Pompa sin jabón. Continente sin contenido. La idea de Barcelona que Jordi Hereu y su equipo propagan es de rizo rizado, de remake cinematográfico.

En efecto, los dos grandes proyectos que el equipo de Hereu ha puesto en consideración de la ciudadanía son remakes de películas barcelonesas ya vistas. ¿Exagero si digo que la propuesta de unos Juegos Olímpicos de invierno revela la existencia de un bucle melancólico? ¿Exageró la ciudad al responder a tal propuesta con perfecta inapetencia? ¿Acaso no es rizar el rizo en esta Barcelona que lleva 30 años cambiando de piel proponer como gran opción estratégica una obra faraónica en la Diagonal? ¿Ha exagerado la ciudadanía abofeteando tal propuesta?

Hereu y Martí han dedicado ímprobos esfuerzos, más que a imaginar una nueva Barcelona, a maquillar la envejecida visión heredada. Observemos, como ejemplo, el discurso publicitario. Hoy en día, la publicidad sirve, más que para vender, propagar o informar, para identificar. Y la identidad barcelonesa que la publicidad institucional destila es de dibujos animados, de cuento de jardín de infancia (Teo en Barcelona). Diríase que se dirigen a niños, más que a ciudadanos adultos. No hace mucho, se cambiaron en Barcelona los contenedores de basura y reciclaje y los anuncios explicativos personalizaban cada tipo de contenedor: mientras los usuarios resultaban ser ancianos a los que se hacía actuar como a niños, cada contenedor era un personaje que lloraba cuando lo olvidaban y reía cuando lo usaban… Ante la imposibilidad de renovar la visión heredada, Hereu y su equipo cayeron en la tentación de infantilizar a los receptores de sus políticas. Eso explica que acabaran tomando en serio sus propias fantasías. ¿Cómo podía aceptar, una ciudad asustada por la crisis económica, que el único motivo digno de ser debatido a fondo, hasta el punto de organizarse un referéndum, era la transformación de su espina dorsal en rambla o bulevar?

Sugerir que esta consulta era una manera de profundizar la democracia y de mejorar la gobernanza es otra muestra de infantilismo y credulidad. Y no sólo porque otras polémicas (AVE por Sagrada Familia) se han zanjado sin escuchar la opinión del respetable, sino por una razón de fondo: porque la crisis de la representación democrática es uno de los grandes males del presente, improvisar una respuesta a este mal es una tremenda frivolidad. Y es también la demostración de que Hereu y Martí no entendieron la lección del Fòrum 2004. Aquel Fòrum (que, en su fracaso, ya permitía detectar el envejecimiento irreversible del modelo olímpico) puso en evidencia la hipocresía del “pensamiento Barcelona”: se trataba de cambiar un trozo de la ciudad, pero la excusa era unir al mundo entero. “Mourem el món”, se dijo en un alarde de generosidad planetaria, aunque, en realidad, la pretensión era totalmente egoísta: culminar la fachada litoral. Si en tiempos de abundancia la hipocresía causa indiferencia, en los malos tiempos fomenta el desprecio.

Que nadie se engañe. Lo relevante del episodio Diagonal no es el fracaso de los socialistas, sino la evidencia de que la irritación civil cristaliza en Barcelona. La irritación ya es más determinante que el recuerdo de Cobi.


Article aportat per VEI

dimecres, 9 de juny de 2010

Escrit publicat en el diari de La Barceloneta de juny 2010

Este mes ha sido de los más movidos en el Distrito. Después de la dimisión de la Itiziar González, llegó la cesión de Carles Martí. Y ahora Assumpta Escarp es la nueva regidora del Distrito. Todo ese cambio de cromos esperamos que lleve al PSC a hacer un reflexión y un cambio en su forma de hacer. Si cesaron a Carles Martí por haber impulsado la consulta de la Diagonal, hecha desde arriba, sin la implicación de los movimientos de base, gastándose una fortuna en tiempos de crisis, lo honesto sería que el Ayuntamiento reconociera que la “participación ciudadana” tiene que venir de abajo, de los que vivimos los barrios. Y que los despilfarros en una época en la que cada vez más familias no llegan a fin de mes o se queda en la calle, son delirios de los políticos. Y La Barceloneta es uno de esos barrios en los que parte de la gente lo está pasando mal, muy mal. Así que tanto con el Pla de Barris, como con las futuras inversiones en el barrio, esperamos que hayan aprendido la lección y se hagan invierta en solucionar problemas sociales: prohibir los deshaucios, crear puestos de trabajo, más ayudas de comedor, becas para el deporte, espacios sociales para los vecinos....

Pero no sólo eso. No hay que olvidar que se está redactando el “nuevo” plan urbanístico para La Barceloneta. “Nuevo” entre comillas, porque tiene que poner cosas nuevas, pero incluir el PERI del 86 (el de “eixamplar els quarts de casa”), sus modificaciones y el “plan de los ascensores”. Si se ha demostrado que lo que se hace desde los despachos no tiene que ver con la realidad de la gente, y, además, ni el mismo Ayuntamiento se atreve ya a defender el “plan de los ascensores”, lo lógico y lo que reclamamos es que el nuevo planeamiento para los vecinos se haga con la participación de los que vivimos en el barrio. Y aquí cuando decimos “participación” queremos decir “capacidad de decisión”, nada de votar una opción entre tres, o de que nos informen y ya. Los que mejor conocemos el barrio, sus necesidades somos sus vecinos.

Una de esas necesidades, como ya hemos dicho más veces, es de espacios sociales. De espacios de encuentro. Por eso hemos empezado una campaña para pedir el edificio del siglo XX (c/Ginebra con c/Atlántida) para el barrio. El siglo XX es un espacio que mucha gente usó para ir a bailes, bodas, reuniones, comprar... y sus actuales propietarios lo compraron para especular. ¿Si no, por qué ha estado tantos años vacío, pudriéndose de asco? Mientras en el barrio hay entidades y colectivos que no tienen espacio, como los niños de la batucada que ensayan en la ronda litoral, estas mismas dos entidades que escriben y que tienen que hacer sus actividades en la calle, el club de ajedrez, otras bandas musicales etc. Si la burbuja inmobiliaria nos ha llevado a la crisis en la que estamos ahora, ¿cómo se sigue permitiéndo que se especule con espacios que podrían ser de todos? Por eso, lo que pedimos es que el Ayuntamiento lo compre a precio de coste a sus actuales propietarios. Es decir, por el mismo dinero que lo compraron ellos (más la subida del IPC, para que no pierdan dinero tampoco, siempre pueden estar en dificultades económicas). Y que se convierta en un casal autogstionado. De y para los vecinos.

Para explicar esto, pero también que estamos recuperando los recuerdos que tiene la gente de los momentos que pasó en el siglo XX, y todo lo que estamos haciendo por recuperar el edificio, el día 29 hicimos un acto público de presentación de la campaña. Empezamos merendando pan con chocolate, después se le preguntó a la gente mayor que había venido qué recordaba del siglo XX. Una señora nos explicó que bailando allí había conocido a su marido, otro hombre, que había sido tesorero, nos explicó cómo se llevaban las cuentas y muchas anécdotas de cuando estuvo en ese cargo. Todo esto mientras se iban cantando boleros y havaneras. El acto fue muy entrañable y esperamos repetir pronto. También se proyectaron algunos de los testimonios que hemos ido recogiendo. Todos los presentes estaban de acuerdo en que el edificio tiene que ser para el barrio, y que nuestra fuerza está en la calle; si sólo dos entidades, sin apoyo de los vecinos, lo pedimos, no vamos a ninguna parte. Si lo queremos, tenemos que luchar todos por él.

Por cierto, si tienes recuerdos, fotos, propuestas, ¡háznoslas llegar!

Facebook.com/segleXXbarceloneta, ¡hazte del grupo!

A parte de todo esto, como a muchas otras entidades, nos han invitado a las jornadas del día 5 y 12 en el centro cívico para debatir sobre el turismo. Creemos que es importante que, más allá de las entidades a las que nos han invitado, esto sea un debate vecinal de verdad, que participemos todos. Así que esperamos que vayáis a decir la vuestra. El problema no es El turista, sino la industria del turismo, ya que sus intereses no son los del vecino....

Queremos felicitar a los coros por la buena coordinación que hubo en la fiesta por segundo año consecutivo, se vio que se había trabajado duro para que salieran lo mejor posible y que, en lo que estaba en su mano, así fue.

Por otro lado, reiterar nuestro apoyo a todo el trabajo que está haciendo la plataforma del CEIP Mediterrània para conseguir saber cuándo empiezan las obras de una vez, que se diga alto y claro, y asegurarse de que nuestra canalla tiene de nuevo un buen equipamiento en el que recibir su educación. Es indignante que los niños lleven tanto tiempo en barracones, y la administración aun no se haya atrevido a poner por escrito una fecha de inicio de las obras.

El pasado viernes 21 participamos en la manifestación de los astilleros del Vulcano, tal vez la última gran empresa que nos queda en el barrio, ya que quieren trasladarlos a Valencia. Tienen todo nuestro apoyo para conseguir mantener sus puestos de trabajo y evitar que el puerto y Marina 92 se salgan con la suya en el chanchullo de cambiarlos por una astillero para yates de lujo.

La avv l'òstia abre todos los martes y jueves de 18 a 20. Podéis pasar a consultar, proponer cosas, haceros socios ;), exponer vuestros problemas... Y participar en la asamblea los martes a las 20. C/Pescadors 49. Incluso os podéis hacer socios :) De cara a los problemas que el turismo masificado genera en el barrio, sobre todo en relación a los apartamentos turísticos, podéis venir a que os asesoremos sobre cómo solucionarlo.

pdefensabarceloneta@yahoo.es

avlostia@hotmail.com

labarcelonetaambelaiguaalcoll.blogspot.com

facebook: La Barceloneta, una repla virtual

diumenge, 6 de juny de 2010

Turisme a La Barceloneta: Benefici o Malefici




Fotos de les jornades

Article publicat al diari ElPeriódico

La Barceloneta teme que la crisis la sobreexplote aún más este verano

HELENA LÓPEZ

Lanzar al húmedo aire de la Barceloneta la pregunta: «Turismo, ¿beneficio o maleficio?» resulta cuanto menos arriesgado, sobre todo en una calurosa jornada como la de ayer, a las puertas de un verano que en el que la presencia de visitantes en el sufrido barrio marinero se prevé masiva. A los turistas europeos de la generación Ryanair con los que los vecinos ya se han acostumbrado a convivir en los últimos años, habrá que sumar ahora a los miles de barceloneses que, ante una cada vez más acusada crisis económica, durante estas vacaciones no se permitan plantearse más veraneo que colgarse la sombrilla al hombro y tirar Joan de Borbó abajo. Y un tercer elemento, que podría una nueva especie en escena: está por ver qué influencia tiene en el barrio el primer verano del Hotel W, para un sector importante del vecindario, la bestia negra, para otro, una posible fuente de ingresos.
Ante este complejo panorama, el Observatori de la Vida Quotidiana abrió ayer un debate con los vecinos, en el que se planteó precisamente esa cuestión. «Turismo, ¿beneficio o maleficio?» Como no podía ser de otra manera, en función del perfil del preguntado la respuesta va en una dirección o en otra. Aunque existen no pocos puntos en común en los discursos de ambos.

A FAVOR Y EN CONTRA / En el lado de los puntos negativos, que los pisos turísticos molestan, que a nadie le gusta amanecer con el portal lleno de vómitos de los efímeros vecinos del quinto y que la abundancia de bicicletas de alquiler, bicitaxis y gocars invadiendo la vía pública son un incordio para el transeúnte. A favor, que en el barrio corre –o corría antes del azote de la crisis– más dinero que nunca, y que muchos vecinos han obtenido gracias al turismo unos ingresos que jamás hubieran imaginado. A partir de ahí, el resto –que tampoco es poco– va por individuos.

Piero Ferrari, presidente de la asociación de comerciantes de la Barceloneta, apunta algo con lo que coinciden muchos vecinos. No entiende por qué si un autóctono orina en plena calle es multado ordenanza cívica en mano, y en cambio la pasividad policial es generalizada ante el incivismo de los turistas. Opinión que comparten casi todos tanto en el barrio como en el resto de Ciutat Vella, distrito que se lleva con diferencia la peor parte en cuanto a lo que turismo de borrachera se refiere. Hecho, eso sí, que es negado reiteradamente por la Guardia Urbana, que dice aplicar la ordenanza por igual a propios que a veraneantes.

En esa misma línea, Lourdes López, miembro de la asociación de vecinos L'Òstia –colectivo muy crítico con la explotación inmobiliaria del barrio– cuenta que si la policía local se muestra transigente con el incivismo del turista es precisamente porque es el propio municipio el interesado en atraer a ese turismo. «Los cívicos van a visitar la Pedrera y la Sagrada Família. A la Barceloneta acuden los que vienen a emborracharse», resume. Lo que, desde su punto de vista, avalado por las cientos de noches en vela por obra y gracia de estos visitantes, ha provocado que la Barceloneta haya pasado «de oler a playa a oler a pipí». Y ese tipo de turista es el que se hospeda, no por casualidad, en los polémicos apartamentos turísticos, que, por otro lado, «previamente han tenido que expulsar a vecinos del barrio para poder abrirse», según explica el arquitecto Josep Maria Montaner.

En la otra cara de la moneda, está que esos mismos guiris que acaban orinando en cualquier esquina previamente han cenado en algún bar de la zona (o se han comprado un bocadillo en algún colmado). «En una crisis como la que estamos viviendo, los restauradores no sé cómo habríamos salido adelante sin los turistas», apunta Ferrari, quien ofrece su ejemplo personal para justificar los beneficios del turismo en el barrio. «Yo mismo tengo 30 trabajadores. Son 30 familias que viven gracias al turismo. Igual que yo, podría hablar de muchos otros», explica.

Y el presidente de los comerciantes pone otro tema sobre la mesa, muy relacionado con la ya citada permisividad hacia el turista. «Los restauradores podemos controlarles cuando están en nuestros locales. Una vez fuera, ya no podemos hacer nada. Guardar el orden público es cosa de la Administración, no de los empresarios», recuerda.

HOTEL VELA, AÑO UNO / En cuanto al posible giro en el perfil del turista que podría suponer la irrupción del hotel Vela, los vecinos no lo ven del claro. Montaner vestía ayer de con palabras técnicas el sentir de muchos de estos ciudadanos: «El hotel Vela representa el turismo tipo resort de la clase alta norteamericana. Situado en el enclave más importante de la ciudad, la domina sin contaminarse de ella». O, lo que es lo mismo, atrae a un turismo de lujo que no se mezcla con la ciudad, ya que la puede observar desde una posición más que privilegiada, donde encuentra todos los servicios que puede imaginar –e incluso los que no– sin moverse del hotel (o sus inmediaciones, como el sofisticado Mellow Beach Club que abrirá este mes junto al Vela, con playa privada incluida).

También en relación a ese turismo de lujo, Gala Pin, de la Plataforma d'Afectats en Defensa de la Barceloneta, añade que se trata de un negocio que genera a su vez un considerable gasto público. «Cada vez que veo que atraca un crucero en el muelle, me imagino el gasto en seguridad y limpieza que debe suponer», plantea.

8 de juny Vaga i Jornada de Lluita