dissabte, 14 de març de 2009

Xerrada lluita al Port 1976-1988


Puerto de Barcelona 1976-1988

Miguel Garau

Si hubiera que fijar una fecha, hablaríamos de que el 12 de diciembre de 1976 arranca la lucha de los estibadores en el Puerto de Barcelona.

Ese día la Coordinadora de Organizaciones Sindicales (COS) que agrupaba a la mayoría de sindicatos aún ilegalizados, convoca una huelga general en todo el Estado. Será la última gran movilización de los sindicatos con el fin de medir sus fuerzas en pleno proceso de negociación de las bases del nuevo Estado democrático. Como en otros muchos lugares la huelga acabó con despidos, que en el caso del Puerto fueron siete, todos ellos estibadores y miembros de CCOO. Aun así este sindicato se negó a llevar a cabo movilizaciones para conseguir su readmisión. No así sus compañeros que lucharon durante 21 días para conseguir su vuelta al trabajo.

¡Veintiún días inolvidables! De nuestra voluntad colectiva había surgido el grito de ¡Huelga en defensa de nuestros compañeros!

Con esta huelga y con las que posteriormente se desarrollaron en el marco portuario entre 1979 y 1988, asistimos al principio del fin del ciclo de luchas autónomas que comenzara en el Estado español en 1969-70. Huelgas que recorrieron como una mecha encendida los años setenta. Blansol, Harry Walker, Bultaco o Roca entre otras, se convirtieron en exponentes de la autoorganización de la clase obrera al margen de los sindicatos clandestinos. Los estibadores, encargados de la carga y descarga de mercancías, vieron en estas huelgas un modelo a seguir. Un modelo que llegaba al Puerto en un momento político clave (la Transición) en el que las huelgas autónomas y espontáneas trataban de disputar el protagonismo a unas Comisiones Obreras cada vez más burocratizadas y jerarquizadas.

Los trabajadores, decepcionados por la postura de los sindicatos, respondieron organizándose a través del órgano mejor capacitado para proteger sus intereses: la asamblea. La propia estructura laboral de los puertos facilitó esta labor. En el puerto era de obligado cumplimiento presentarse cada mañana ante las puertas de la Organización de Trabajos Portuarios (OTP), para desde allí ser redistribuidos a los muelles. Estas reuniones matinales facilitaron la toma de contacto entre los estibadores.

Fueron el caldo de cultivo para la reflexión y la discusión de su situación socio-laboral, fomentando el compañerismo y la toma de conciencia colectiva expresada en una serie de reivindicaciones compartidas.

Al día siguiente de los despidos, los estibadores decidieron iniciar la huelga por su readmisión. Mediante una asamblea, surgida en principio de forma fortuita, acordaron dotarse de un comité de huelga formado por delegados revocables en cualquier momento, y que tenía la misión de coordinar las acciones de protesta. Si bien esta huelga no logró el retorno de los despedidos, consiguió que calase un mensaje entre los trabajadores portuarios: «La defensa de nuestro puesto de trabajo ha de hacerse por nosotros mismos o no se hará». Bajo esta consigna, compartida por la inmensa mayoría de los estibadores, nació una organización asamblearia, unitaria, de clase, independiente, y democrática: la Organización de Estibadores Portuarios de Barcelona (OEPB), bajo cuyas siglas se expresaba la vocación de autoorganización de los estibadores. Desde el mismo momento en el que se dotaron de esta «organización», y siempre con una perspectiva más práctica que formal, se conminó a los enlaces sindicales a que rompieran con el sindicato vertical y se sumaran a la asamblea de todos. Así lo explicaban los propios estibadores:

La huelga exigió un contacto diario de la asamblea para estar informado y controlar directamente el alcance de nuestra acción. Teníamos que ser los auténticos protagonistas de nuestras decisiones. Se exigió por asamblea a nuestros compañeros que dimitiesen como enlaces del sindicato vertical. [...] La asamblea eligió a un comité de huelga: delegados que no tenían poder de decisión, ni de negociación más allá de lo decidido por la asamblea y que eran revocables en cualquier momento


Extraido del libro: Conflictos obreros en los años 70 (a partir de la página 143 el Puerto de Barcelona 1976-1988)


Veure video


dijous, 12 de març de 2009

Escrit de l'AAVV de l’Òstia i la Plataforma en el diari Barceloneta

Este mes, de nuevo, es el aniversario de la aprobación del “plan de los ascensores”, ahora mismo paralizado seguramente por la crisis, pero también por las protestas que hemos llevado a cabo muchos vecinos y vecinas que queremos que los cambios que se produzcan en La Barceloneta sean para mejorar la calidad de vida de los que vivimos aquí, de los que tenemos menos recursos económicos; de los que no queremos que el hecho de que La Barceloneta se convierta en un barrio turístico implique que nos tengamos que marchar a la fuerza por no poder pagar unos precios impagables. Tras manifestaciones, charlas, repartir información en la plaza, actos lúdicos y muchas cosas más, pero también: reuniones con el ayuntamiento, propuestas de cambio para mejorar la vida de los vecinos, conversaciones con la regidora y diferentes partidos políticos, asistencia a audiencias públicas... vemos que la situación no mejora, a veces, nos dan un caramelo, pero nuestros vecinos siguen viéndose obligados a marchar del barrio y cada vez la cesta de la compra nos sale más cara. Por eso, no vemos otra que volver a salir a la calle a manifestar nuestro enfado y a hacer que nos escuchen, porque no queremos ser un barrio turístico, si eso es a costa de que los que vivimos en el barrio y no del barrio tengamos que marcharnos. Manifestación el día 28 de marzo a las 17.00 en la Plaza de La Barceloneta. Trae tu cacerola, pitos, carracas: nos haremos oir.

En La Barceloneta nos negamos a ser un barrio turístico


(manifiesto de la manifestación)

● Tras saber que en los últimos cuatro meses se han concedido 55 licencias de apartamentos turísticos, a pesar de que el Ayuntamiento se había comprometido a perseguirlos, y no a fomentarlos. 55 viviendas menos.

● Tras conocer la posiblidad de que se eliminen los aparcamientos del barrio y saber que se transformarán muchas calles del barrio, sin que exista ninguna alternativa y sin los vecinos podamos decidir cuáles ni cómo; a pesar de que el distrito se había comprometido a hacer un barrio para y con los vecinos.

● Tras enterarnos que en el “plan de los ascensores” no se ha cambiado nada, que sigue vigente, planeando como un buitre carroñero sobre el barrio y sus vecinos con menos ingresos; que no hay ningún papel, ningún acuerdo formal para cambiar el “plan”; a pesar de que la Regidora ha anunciado a bombo y platillo que modificaría el “plan” y prometido que se esforzaría para anularlo.

● Tras saber que 1 220 000 euros de la llei de barris se destinarán al taller Barceloneta y a sus programas de participación y que lo que ellos llaman “participación” es sólo una consulta a los vecinos para quedar bien; a pesar de que el distrito había prometido hacer un barrio a medida de los vecinos, y buscar solución a los problemas sociales y de vivienda que hay en un barrio popular que lucha por continuar siéndolo.

● Tras saber que para que la llei de barris nos beneficie realmente a los vecinos y vecinas, habrá que volver a pelear por ello; porque 740.000 euros de la llei de barris se dedicarán a construir el esplai de mar, que será una empresa privada la que lo gestionará y la que sacará beneficio de él; a pesar de que se habían comprometido a invertir para beneficiar al vecino y no al libre mercado.

● Inversión pública y beneficio privado.

● Tras saber que el ayuntamiento ha dado el visto bueno a la subida de tarifas del CNAB, a pesar de haberse deshecho en promesas de que lo que quieren es ayudar a la gente mayor y a los jubilados.

● Tras ver día tras día como vecinos de toda la vida o que vinieron y decidieron quedarse tienen que irse porque la especulación los echa del barrio y el ayuntamiento no hace nada para regular los precios; a pesar de prometer cada vez que hay elecciones que protegerán al vecino y garantizarán el derecho a la vivienda.

Tras ver de nuevo que los vecinos no contamos si no somos rentables económicamente y ver que se invierte más en equipamientos para el turismo (Hotel Vela, bus turístic) que para solucionar los problemas del barrio; tras ver cómo nos dicen cada vez que se rescinde un contrato y que el ayuntamiento negocia con el puerto (Hotel Vela y Nova Bocana) que no puede ser que los pobres vivamos delante del mar...volvemos a tener claro que si no nos quieren oir, nos haremos escuchar; que si no nos quieren delante del mar, nos tendrán que sacar a la fuerza; que si nos intentan enfrentar entre nosotros (diciendo que es el vecino el que especula, y olvidando que es el ayuntamiento el que tiene que regular), nos uniremos y dejaremos claro que La Barceloneta no es un barrio turístico, sino un barrio popular y que seguirá siéndolo.

Por eso, exigimos:

– La anulación definitiva del “plan de los ascensores”

– El cierre de todos los apartamentos turísticos y que no conceda ninguna licencia más. Y la conversión de esos pisos en viviendas de alquiler social.

– que no se eliminen plazas de aparcamiento, si no hay antes una solución clara de dónde aparcar a precio popular dentro del barrio; y un compromiso de que no habrá más terrazas de bar.

– Regular los precios de las viviendas, sobre todo de alquiler.

– Rebajar las cuotas del CNAB (sobre todo para los jubilados), y compromiso de que ningún equipamiento público tendrá gestión y beneficio privado.

– Que se invierta el dinero de la llei de barris en solucionar los problemas de especulación existentes (construcción de vivienda de alquiler social y adquisición de edificios con el mismo fin para las personas que viven actualmente en el barrio), y los problemas sociales (techo para los sin­techo, construcción de una escola bressol, ayuda a las familias en paro...)

– Frenar la especulación en el barrio y proteger a los vecinos con medidas y compromisos reales y no con buenas palabras.

Hay que felicitarse porque la rebaja de las cuotas del CNAB ya se ha conseguido, el día 19 de febrero, la Comissió d'Hisenda del ayuntamiento anuló la subida de precios, esto ha sido sólo porque ha habido mucho revuelo, mucho ruido desde diferentes voces y lugares. Es una muestra más de que si luchas, puedes perder; pero si no luchas, ya lo has perdido todo. En este caso, se ha ganado, lo han ganado los jubilados y la gente que protestó para ayudarles a defenderse.

Plataforma d'Afectats en Defensa de La Barceloneta, avv l'òstia

Nos encontraréis cada sábado de 11 a 13 en la Repla, los lunes, martes y jueves, de 17 a 19 en la c/Pescadors 49 y en pdefensabarceloneta@yahoo.es

http://labarcelonetaambelaiguaalcoll.blogspot.com/, labarceloneta.org/forum,

podéis pasar a firmar el manifiesto, consultar dudas legales, explicadnos qué propuestas creéis vosotros que hay que hacerle al Ayuntamiento...

Este mes, en el centro cívico haremos una charla sobre las luchas del puerto de los 80 (con personas que participaron en ella) y la situación actual en el puerto, así como una charla sobre la construcción de la ciudad y el derecho a la vivienda en relación con las mujeres (dentro del programa de la setmana de la dona). ¡Estad atentos a los carteles para saber el día y la hora!


dimecres, 11 de març de 2009

El posible ERE en el Puerto de Barcelona es fruto de la Ley de Puertos firmada en 2003 por Coordinadora y ANESCO con el gobierno del PP

UGT, CGT y CC.OO. se negaron a firmar la privatización de las tareas de estiba.

La Ley de Puertos aprobada en el 2003, con la firma de la patronal ANESCO, el sindicato Coordinadora y el Ministerio de Fomento del entonces gobierno del Partido Popular, ha dividido a los portuarios en dos: los que están protegidos de un posible Expediente de Regulación de Empleo y los que no. Y los estibadores del Puerto de Barcelona se encuentran entre los segundos. Esa situación es consecuencia de la reforma aprobada hace ahora seis años y que convertía las entonces denominadas «Sociedades Estatales de Estiba y Desestiba» en «Agrupaciones Portuarias de Interés Económico» (APIE), cuya legalidad está siendo actualmente cuestionada por la Comisión de Competencia de la Unión Europea.

Las APIE han comenzado a funcionar hace un año y en la práctica significan la entrega por parte del estado de la contratación y la gestión del trabajo portuario a una entidad compuesta enteramente por las empresas privadas que operan en el puerto. Esta privatización fue la que motivó la negativa de todos los sindicatos menos Coordinadora —central mayoritaria en 11 de los 36 puertos del estado español― a firmar la ley propuesta por el Partido Popular. De hecho, sólo aquellos puertos donde Coordinadora tiene mayoría sindical han transformado en APIE las sociedades de estiba. El resto ha mantenido su carácter estatal.

Según explicaría en su momento el sindicato dirigido por Julián García González hasta 2005 hoy miembro del consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Barcelona― la creación de las APIE permitía la autonomía de sindicatos y patronal a la hora de llegar a acuerdos, y con ello supuestamente se evitaba que el gobierno interfiriera en éstos. De otra manera y con otros argumentos, también defendió firmemente la transformación de las sociedades de estiba de estatales a privadas la patronal ANESCO, presidida por Xavier Vidal, representante de la multinacional Hutchinson (de capital chino) y gestor de Terminal Catalunya (TERCAT).

La denuncia que actualmente se estudia en Bruselas y de la que aún no se conoce el denunciante según el diario El Vigía, cuestiona la legalidad de las APIE, probablemente por el monopolio o el riesgo de monopolio de determinadas empresas en la contratación y la gestión de personal en los puertos. Eso, lógicamente, pone en el objetivo la posición dominante que actualmente mantienen las empresas asociadas a ANESCO en algunos lugares.

Sea como sea, en menos de un año han comenzado a verse los efectos sociales y laborales de la privatización, que no se refleja solamente en las APIE. En el caso de Barcelona, un hecho significativo fue la entrada de la ETT Adecco en un espacio como el puerto, donde hasta entonces el trabajo temporal era residual. Esta entrada, por cierto, fue rechazada en primera instancia por los trabajadores, pero fue aprobada posteriormente, después de que sectores cercanos a la patronal forzaran una segunda asamblea. Eso no ha afectado a la carga de trabajo de los estibadores ni a sus salarios y por eso ha pasado desapercibido. Mientras los tiempos han estado marcados por el crecimiento económico y productivo, la posición de desventaja en la que quedaban los portuarios por las reformas legales o la introducción de las empresas gestoras de precariedad, no se ha hecho notar. Privado o estatal daba igual ya que se mantenía un aceptable nivel de trabajo e ingresos para todos.

Pero la crisis actual y la disminución de las tareas portuarias, comienza a hacer patentes las consecuencias de la privatización. Mientras en los 24 puertos en los que el trabajo en la estiba es de dependencia estatal todavía no se ha presentado ni un sólo ERE, en los puertos donde la estiba es gestionada por las APIE ya son 5 los posibles expedientes de despido que se han comenzado a negociar. En Barcelona ya se habla de un ERE que afectará a los 1.200 estibadores que se emplean en el puerto, y que en principio puede tomar la forma de un «paro rotatorio». Se ha abierto, en cualquier caso, una puerta que en otros puertos aún permanece cerrada. Al respecto, la respuesta de Coordinadora de boca de su portavoz, Albert Gil, ha sido que para garantizar los empleos están dispuestos «a arrimar el hombro, incluso a nivel salarial». Pocos entre los portuarios podían pensar hasta hace pocos meses que, de alguna manera, tendrían que pagar o renunciar a derechos salariales por mantener su empleo.

Lo que las APIE están liquidando, entre otras cosas, es la protección frente al despido del que disfrutaban hasta ahora los trabajadores portuarios, y que es una excepción dentro del actual marco de relaciones laborales. Hoy, pese a que la ley especifica que los estibadores «continuarán integrados, con los mismos derechos y obligaciones a la transformación [en APIE]», lo cierto es que el despido se ha convertido, por vez primera, en un riesgo real entre los portuarios.


Publicat en el Masala

dimarts, 10 de març de 2009

Comunicat de l'AAVV de l'Òstia

La Associació de veïns i veïnes de l'òstia quiere informaros de que este año la asamblea anual de la FAVB se celebra en La Barceloneta. L'òstia hace un año entró a formar parte de la Federació d'Associacions de Veïnes (i veïns) de Barcelona. Así que entendimos que era un buen momento para celebrar la asamblea de este año en nuestro barrio, cuando lo ofrecimos, la invitación fue aceptada con mucha alegría por parte de las diferentes asociaciones de los barrios de toda Barcelona.

El acto se celebrará en el FAR, el día 21, y todas las asociaciones de vecinos de la FAVB están invitadas. Aprovecharemos el hecho de hacer de anfitriones para sensibilizar e informar a las otras asociaciones acerca de las problemáticas del barrio y del peligro del “plan de los ascensores”.

Al acabar la asamblea, habrá un acto público en el que se hablará cómo está el movimiento vecinal ahora mismo, de sus logros, pero también de los retos. Es importante hacer revisión de lo que se hace para pdoer seguir aprendiendo para poder mejorar los barrios para los vecinos. Estáis todos invitados, esperamos veros. Publciaremos más adelante la hora exacta de la charla.

Os pedimos también que nos hagáis llegar los problemas o propuestas que creéis que es importante que transmitamos a las otras asociaciones de Barcelona.

dilluns, 9 de març de 2009

Entierro de la sardina.

Tenemos que apluadir y vitorear “viva el barrio popular de La Barceloneta”. Otro año más hemos barrido todas las expectativas, como vecinos y vecinas queremos daros las gracias a todas las Ampas, los vecinos, los niños... A la Comissió de Festes del Carrer Pescadors le supone un gran esfuerzo montar el entierro de la sardina, salir a vender números y emplear nuestro tiempo; pero el esfuerzo esta vez se ha visto recompensado y por eso os damos las gracias, porque juntos es como podemos hacer que las fiestas populares como el entierro de la sardina no se mueran. Todos hemos oído y vemos en los periódicos, la ele, en el Ayuntamiento... la palabra crisis, es la palabra más oída ahora mismo; pero queremos explicaros que si hay unión en las fiestas populares, si juntos no las dejamos morir, esa palabra desaparece :). Queremos hacer un poco de memoria para las que no estuvistéis. Los niños iban muy chulos ellos, unos disfrazados, otros luciendo sus sardinas de chocolate y otros incluso fueron capaces de llevar la caja de la sardina muerta con mucha ilusión. Las viudas, todas ellas guapísimas, lloraban como no se puede llegar a llorar, lloraban de alegría de ver que estábamos todos. También estaba el bacalao, que seguro que a día de hoy ya se ha cenado en más de un hogar. De la corona de la sardina no se puede pedir más, la señora florista puso mucho esmero en ella y en la cinta que llevaba la corona, que expresaba el sentir de ahora “Amb la crisi i la hipoteca, s'ha mort la sardineta”. Todos fue fruto del trabajo positivo de los vecinos, hasta el año que viene.

diumenge, 8 de març de 2009

Macroquerella de la fiscalia per 'mobbing' a Ciutat Vella

El fiscal Fernando Rodríguez Rey va presentar al febrer una querella criminal contra set persones implicades en una trama d'assetjament immobiliari que afecta 10 finques de Ciutat Vella --amb 166 pisos, la majoria amb llogaters de renda antiga-- i que estén els seus tentacles a societats radicades als EUA i Samoa. Un jutge de Barcelona va admetre la querella a l'estimar que hi ha indicis de delicte i el 3 de març es va registrar un despatx d'advocats de la capital catalana per a la incautació de documentació. Fonts jurídiques van assegurar ahir que és la primera vegada que es pren una mesura tan contundent per mobbing immobiliari.
Florentina i María viuen en una finca del carrer de Vistalegre. La història que han viscut és molt similar. Primer van patir els continuats i contradictoris canvis de titularitat del bloc i en la forma i domiciliació de pagaments. No sabien a qui havien d'entregar el lloguer i van arribar a acudir a una consignació judicial. Però no només això, sinó que Florentina va haver de fer front a un procés de desnonament que al final no va prosperar.
A més a més, els propietaris van facilitar la sobreocupació dels restants pisos que no eren de renda antiga, així com l'exercici de la prostitució. Aquest ambient, segons Rodríguez Rey, fiscal especial contra el mobbing a Barcelona, va crear "en el seu conjunt un entorn hostil i poc habitable". El bloc, a més, pateix una important falta de manteniment i conservació. Als patis interiors, per exemple, s'hi acumulen les escombraries, la il.luminació de la finca és molt insuficient i fins i tot s'ha suprimit l'antena de televisió col.lectiva de la finca.

Llegir article