dijous, 29 d’abril de 2010

CANTOS DE SIRENA

LA VANGUARDIA, 26/03/2010


(POR JOSÉ GARCÍA MONTALVO)

Catedrático de Economía UPF

En las últimas semanas el leve aumento de las transacciones inmobiliarias parece haber puesto en modo optimista, al menos de cara a la opinión pública, a constructores y promotores. Un informe reciente de una consultora indicaba que el año 2010 veríamos la recuperación del mercado inmobiliario. Es más, según los últimos datos oficiales publicados por el INE, las viviendas usadas han comenzado a subir de precio (un magro 0’1%).

Pero en los tiempos que corren la más mínima estadística positiva dispara el optimismo. Vuelven los cantos de sirena: “Es el mejor momento de comprar, pues los precios continuarán subiendo”, nos dicen ya algunos. Es curioso que responsables de asociaciones de promotores acepten esta cifra de incremento en los precios cuando durante meses han rechazado las cifras oficiales por no recoger las “enormes” caídas de precios que realmente se estaban produciendo (entre un 30 y un 40%).

Hasta la ministra de Vivienda se ha apuntado de nuevo a animar a los ciudadanos a comprar viviendas, a pesar de que los precios han bajado apenas un 10% desde el máximo del primer trimestre del 2008, al menos según su propio ministerio. Pero ¿qué verosimilitud tiene un escenario de aumento de precios o, incluso, una previsión de que los mismos hayan tocado fondo como algunas consultoras se atreven a predecir? Respuesta: ninguna.

Se podría justificar esta respuesta desde múltiples puntos de vista. Por ejemplo, y a pesar de una ralentización en el ritmo de caída de las compraventas de viviendas nuevas, el stock de viviendas nuevas sin vender ha seguido aumentando en el 2010 con bastantes más viviendas completadas que viviendas nuevas vendidas. Pero mirémoslo desde otro punto de vista.

El precio medio de una vivienda nueva en EEUU es de unos 182.000 euros. En España las últimas estadísticas señalaban que el valor medio de las transacciones de viviendas nuevas era de unos 190.000 euros. Una vivienda nueva media española es ya más cara que una vivienda nueva en Estados Unidos. Sin embargo, el PIB per cápita de EEUU (estimado en 34.300 euros para el 2009) es un 51% superior al español (estimado en 22.600 euros). Esto quiere decir que el precio de una vivienda nueva en Estados Unidos es 5’3 veces el PIB per cápita mientras en España es 8’4 veces. Y esta asombrosa diferencia se mantiene aunque usemos salarios o renta per cápita en ambos países. Es cierto que a los españoles nos gusta mucho el ladrillo, pero la demanda está condicionada por la capacidad económica de las familias. No parece lógico esperar que el ajuste de precios haya finalizado en España con esos múltiplos comparativos.

Otros analistas son más sofisticados y, aun reconociendo que los precios no han tocado fondo en general, señalan que en grandes ciudades como Madrid o Barcelona no seguirán bajando. Los escasos datos que existen sobre precios de oferta de vivienda en Barcelona desmienten esta posición. De hecho, en los últimos tiempos empiezan a ser más frecuentes los “chollos” incluso en las mejores zonas de Barcelona, provocados por ventas forzadas. Lluís Llurba, API de la Villa Olímpica de Barcelona, me explicaba hace unos días que todavía habla mucho de fútbol con sus potenciales clientes, pues cuando va a ver sus viviendas siguen pidiendo cantidades totalmente fuera de mercado, ancladas en un pasado que no volverá. “Como veo que no quieres vender tu casa, hablemos de Messi”. Por tanto, tranquilidad y tapones para evitar los cantos de sirena. Esto no se ha acabado.


Article aportat per VEI

dimarts, 27 d’abril de 2010

Davant la dimissió d'Itziar Gonzàlez

La Xarxa Veïnal de Ciutat Vella, formada per les entitats del teixit associatiu i veïnal dels barris del centre històric de la ciutat, així com la Federació d’Associacions de Veïnes i Veïns de Barcelona (FAVB), volem expressar el nostre suport i agraïment a Itziar González així com evidenciar la incertesa a què ens aboca la seva dimissió com a regidora de Ciutat Vella.

Considerem que l'arribada d'Itziar González al Districte va suposar un gir positiu en les polítiques urbanes i socials, així com un fre a l'extensió del clientelisme associatiu; la transformació dels nostres barris en un aparador turístic i l'emmordassament de tota veu crítica que havia caracteritzar les regidories passades (Joan Clos, Xavier Casas, Katy Carreras, Carles Martí...)

En aquest sentit valorem molt positivament algunes de les fites del seu mandat: l'aturada del projecte de l'Hotel del Palau de la Música; l'anulació de la llicència irregular de l'hotel que es preveia construir al carrer Magdalenes 13-15; l'elaboració d'un Pla d'Usos que limita la presència hotelera a Ciutat Vella, i la seva defensa de solucions no repressives alhora d'afrontar el treball sexual de carrer al barri del Raval, tot i que lamentem que finalment no hagi pogut incloure en el Pla una regulació d'espais de comerç sexual.

Som conscients que el seu mandat no ha estat fàcil, i que ha hagut d'afrontar no només pressions exteriors (premsa, gremi hoteler, representants del sector turístics...) sinó també pressions dins el partit amb què es va presentar i dins l'administració. En aquest sentit, malgrat les fites aconseguides encara queda un llarg camí per assolir una Ciutat Vella democràtica i inclusiva on prevalguin els criteris de justícia socio-ambiental i reconeixement de la pluralitat.

Tanmateix, ens preocupa quin efecte pot tenir la dimissió d'Itziar en els següents projectes: l'anulació definitiva del Pla dels Ascensors de la Barceloneta, la gestió cívica de l'equipament comunitari del Pou de la Figuera i del Casal de Joves de Casc Antic, la creació d'un local autogestionat per a les entitats i moviments socials del barri Gòtic, la implementació del Pla d'Usos i la futura Llei de Barris del Raval.

En aquest sentit, esperem que el seu successor, Carles Martí, mantingui els compromisos adquirits per Itziar González i l'animem a que no es deixi portar pels interessos dels grups d'especulació econòmica i a que treballi amb una òptica de districte i no de partit, propera als veïns que volem seguir vivint a Ciutat Vella en pau i tranquil·litat. Per això, des de la Xarxa de Ciutat Vella i des de la FAVB exigim a les institucions que en les properes eleccions municipals es donin les passes efectives per permetre l'elecció directa del Regidor/a i Consellers/es de Districte, de manera que aquests hagin de respondre davant la ciutadania i no dels aparells de partit, permetent que desenvolupi la seva tasca amb més dedicació i un major grau de llibertat.

Barcelona, abril de 2010

Xarxa Ciutat Vella

Federació d'Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona (FAVB)

dilluns, 26 d’abril de 2010

EL FRACASO DE LA HONESTIDAD POLÍTICA

La Asociación de Vecinos de la Ostia y la Plataforma de Afectados en Defensa de la Barceloneta, queremos expresar nuestro apoyo y felicitar en lo personal a Itziar González por su honradez y honestidad al renunciar al cargo como Regidora, aunque lamentamos profundamente su decisión que afecta negativamente a Ciutat Vella, ya que como ella misma decía «su trabajo sería la culminación de una carrera vecinal y no política».

En estos tiempos que corren en los que la honestidad y la honradez son valores en peligro de extinción dentro de la clase política que nos gobierna, más preocupada por alcanzar cotas de poder que por solucionar los problemas y procurar el bienestar de los ciudadanos que a fin de cuentas somos quienes los hemos elegido a través de las urnas, es extraño encontrar personas, no políticos, que optan por dimitir de un cargo importante como es la Regiduría del distrito de Ciutat Vella porque no pueda cumplir sus compromisos con los ciudadanos al no contar con el apoyo del consistorio que la propuso para ocupar dicho cargo y por enfrentarse y denunciar unos hechos más de la corrupción que hoy día parece que impera en la política y en la administración. Recordemos que en su día Carles Martí dijo de Itziar «Llega sin renunciar a sus ideas para que nosotros (el ayuntamiento) podamos cambiar las nuestras». Evidentemente no lo ha tenido fácil.

Itziar lo ha intentado, no cabe duda su esfuerzo, capacidad de trabajo y dedicación por querer acercar la administración al ciudadano, quizás una idealista que pensaba que las cosas se podían cambiar desde dentro del poder, pero el poder ordena no se deja mandar ni aconsejar. Pero también es verdad que con su renuncia nos hemos sentido abandonados pues se han quedado sobre la mesa muchos problemas sin resolver y es evidente que con su sucesor Carles Martí no se solucionaran, ya conocemos su gestión y política en el barrio y no confiamos en él. Es indudable que con el cambio la Barceloneta tiene mucho que perder.

Itziar ha sido una persona cercana a todas las entidades y en cierto modo a los vecinos, dándonos un espacio y un reconocimiento como movimiento vecinal que anteriormente se nos había negado.

Esperamos que ahora que está al otro lado, es decir, simplemente como ciudadana, podamos contar con ella para seguir luchando y tener su apoyo por un barrio y una ciudad más cercana y habitable para todos los que vivimos en ella.