dilluns, 23 de juny de 2008

BCN WEEK (Nº 53, OCTUBRE 2007)

V.E.I
VÍCTIMA
ESPECULACIÓN
INMOBILIARIA

LA MÍA ES MÁS GRANDE QUE LA TUYA -¿POR QUÉ EL "VELIB" DE PARÍS ES UNA MICA MILLOR QUE EL "BICING" DE BARCELONA?- (JOE LITTENBERG)

Podrías decir que esto es una porquería y dejar de leer desde ya. Podrías decir que es el mismo sistema, fundado por los mismos malos. Podrías decir que tienen los mismos problemas. Pero estarías equivocado/a. Quiero decir, no estarías del todo equivocado/a, pero continuarías errando. Existen diferencias. Diferencias de tamaño. La mía es más grande que la tuya -la bicicleta, claro-. Cualquier maldito acuerdo que haya cerrado el alcalde de Barcelona con Clear Channel para llevar a cabo el Bicing y "salir corriendo" podría haberse hecho un poco mejor (cuestiones éticas aparte). Hablando con JCDecaux por ejemplo, el monstruo de la publicidad, comunicaciones, innovación y diseño que ha creado el "Velib" de París a cambio de poseer los derechos exclusivos de 1628 vallas publicitarias. Aparte de quedarse todo el dinero en casa, dando un empuje de confianza a la ciudad. ¿Ves por qué yo digo que la mía es más grande que la tuya?

Sí, mis amigos, el sistema "Velib" es un proyecto real de bicicletas. Nada de esas altas bicicletas con diminutas ruedas del Bicing. Aquí tienen bicicletas de verdad. Son pesadas y robustas, pero cómodas, y se aparcan como podría hacerlo una bicicleta normal. En resumidas cuentas, es más grande y mejor que la tuya. Pero "Velib" ha ido más lejos para hacer de su sistema de transporte público uno de los mejores del mundo. Para empezar, para coger el "Velib" no importa quien seas, sino que tengas una tarjeta de crédito. ¿No se puede robar una bicicleta? Te basta con conseguir una tarjeta de crédito. Los/as turistas pueden coger una bici tan fácilmente como los parisinos/as. Con tarjetas de un euro diarias o cinco euros por una semana. Por supuesto, puedes hacerte socio/a por todo un año. "Velib" no te obligará a aparcar cuando utilices tu bicicleta más allá de dos horas, como curiosamente hace la fascista política del Bicing. Indudablemente, pagarás esas horas extras, al igual que en Barcelona, pero eso tiene sentido si consideramos que ambos sistemas son entendidos como recursos de transporte público y no como un complemento turístico.

Las bicis del "Velib" tienen un bloqueo de tiempo para aquellas paradas en las que necesitas bajarte para ir a comprar, o, si estás de vuelta a casa tras una noche de juerga, para ir a mear. Otro aspecto en el que el Bicing queda completamente en ridículo. El "Velib" está abierto las 24 horas del día para saciar tus placeres ciclistas, y eso cada día del año. ¡Venga Barcelona, bate eso!

Los problemas y quejas sobre los dos sistemas son básicamente las mismas. "Es que no hay bastantes bicis, tío" y/o "Cuando quiero aparcar mi Bicing... ¡no hay ningún espacio libre!". Eso es parte del juego chavales, y en ocasiones tiende a pasar. París, sin embargo, combate ese problema mucho mejor que Barcelona. "Velib" abrió en julio de 2007 con 750 estaciones y 10.648 bicicletas. El Bicing se inauguró con 100 estaciones y 1500 bicis. Incluso teniendo en cuenta la diferencia de tamaño entre las dos ciudades (sí, la mía es más grande), los números de BCN parecen patéticos. Con aproximadamente 1.600.000 habitantes, Barcelona ofrece una bicicleta por cada 1.066 personas. Estimando la población del centro de París en unos 2.200.000 habitantes, "Velib" ofrece una bicicleta por cada 206 personas. Por supuesto, el personal del "Velib" no ha parado de instalar nuevas instalaciones y van directos hacia el reto de 1.451 estaciones y 20.600 bicis para finales de este año. Entonces, si tu estación no tiene bicis, gracias a estas ampliaciones la estación más cercana sólo estará a 300 metros. ¡PIMP! (el sonido del timbre de la bicicleta). La mía es más grande.