dimarts, 20 de maig de 2008

BCN WEEK (Nº1, MAYO 2006)

V.E.I
VÍCTIMA
ESPECULACIÓN
INMOBILIARIA

LA NEWYORKIFICACIÓN DE BARCELONA -TERCERA PARTE- (MAGGIE SCOTT) (1) y (2)

4- LA MARCA BARCELONA

Como una adolescente de 14 años, BCN está obsesionada con su imagen. Y, antes de actualizar su vestuario, primero tendrá que desmaquillarse. Usando NY como modelo, BCN necesita recordar que las décadas de 1970 y 1980 de NY no fueron únicamente los resplandecientes ojos de David Bowie, Los Ramones en la plaza St. Marks o la Velvet Underground de fiesta en el hotel Chelsea. Estuvo la ciudad en medio de una crisis económica y social atribuida al crimen, la pobreza y una pérdida general de la calidad de vida. Antes de que Disney se quedara con Times Square, la actual meca inundada por las luces de neón fue ocupada por vagabundos y clubs de striptease. Esa situación no es tan diferente de Las Ramblas o la calle San Ramón actual.

1993, Nueva York. Rudy Giuliani entra como alcalde. El gobierno municipal se echó a reír cuando les mostró su ambicioso plan para desmaquillar la ciudad, hacerla más segura, más limpia y, en resumen, un sitio más atractivo para visitar y vivir. Aunque algunas personas discutan este punto, fue bajo el mandato de Giuliani cuando se limpió la ciudad y se la transformó en un hito del resurgir de la América urbana. Vistos los resultados de Giuliani, sólo podemos decir... ¡currátelo, Clos!

A principios del año, el ayuntamiento creó una serie de nuevas leyes cuyo objetivo era rediseñar la imagen de la ciudad. Por razones obvias, la ciudad está menos interesada en acoger a aficionados del equipo de fútbol del Sheffield que dedicarse al turismo de lujo. Los aficionados, como mucho, habrán venido aquí en un vuelo de Ryanair por 35 $ y pasarán un día en la playa con un litro de Xibeca. Por su parte, el turista de lujo llegará con sus cheques de viaje en las manos y la American - express en el bolsillo (al menos hasta que se lo roben todo).

Pero... ¡cuidado BCN! Nueva York también perdió mucho con su adorable dedicación hacia el limpiado. De repente, los/as artistas y creativos que habían hecho de NY una ciudad muy atractiva, no podían permitirse tener una casa en Manhattan -ni siquiera alquilarla-. Muchas de estas personas tuvieron que desplazarse a Brooklyn o Queens. De forma similar, no es nuevo que las inmobiliarias estén poniendo los precios por las nubes en BCN con alquileres que se van a los 1300 $/mes -o más- en un pequeño estudio de La Barceloneta.

Considerando estos aspectos, parece que desgraciadamente BCN se ha adaptado de maravilla al NY actual.

En un artículo reciente del "The Guardian", titulado "So hip it hurts" (traducción libre, tan bonito que duele), Jeroen Bergman -columnista de viajes- criticó duramente a Barcelona: "Es como un imán para los británicos borrachos que se tiran todo un fin de semana piropeando a gritos a las chicas", escribe Bergman. ¡Ah! También dice que BCN ha sido "víctima de su propio éxito". Malo, malo. Hablando de esto, recientemente nos enteramos que edificios de quince años de la calle Princesa serán demolidos para hacer espacio al bus.

Mientras tanto, el ayuntamiento ha ideado el 22@, un proyecto de renovación urbana para el barrio de Poblenou y, además, para ayudar a ser a BCN un "jugador completamente integrado en la nueva revolución tecnológica y que lidere la economía basada en estos conocimientos". Se estima que el 22@ tarde 20 años en completarse y que dote a la zona de 3500 a 4000 nuevos hogares y aproximadamente 130.000 nuevos empleos. Éste es un plan demasiado ambicioso para una ciudad que todavía se "apaga" de 14:00h a las 16:00 (la hora de comer, vaya). Ciertamente, Barcelona está trabajando muy duro para cambiar su percepción de "ciudad con los pies en la arena y sangría en la mano".

5- I LOVE BARC-E-LO-O-O-O-NA!

En nuestra opinión, uno de los aspectos en los que BCN y NY tienen muchas coincidencias es en una de las características más valoradas a la hora de hacer atractiva a una ciudad: su marcha nocturna. Aunque Madonna no haya escrito una canción en homenaje a BCN -todavía-, es conocido mundialmente que BCN tiene más bares per cápita que cualquier otra ciudad en el mundo –y creciendo-. Muchos de los bares, clubs y restaurantes de BCN no tienen nada que envidiar a sus homónimos de NY: por ejemplo, el Salero, Madame Jasmine o el Dos Trece, por nombrar unos cuantos. Un/a turista con perspicacia, un/a guiri con idea, o un/a local con buen gusto, debería saber de sobras que las discotecas de la Villa Olímpica están reservadas para el más bajo común denominador, y no reflejan lo que realmente puede hacer BCN a la hora de montar una fiesta.

Tenemos que admitir que aquí tenemos unos pocos y selectos locales en los que, con una cierta persuasión, te sirven sepia a las tantas de la noche. ¡Pilla eso, Nueva York!

(Maggie Scott es de Brooklyn, NY. Vive en BCN desde hace casi 3 años. No tiene intención de ser periodista. Sólo que le gusta leer mucho las publicaciones de las diferentes administraciones públicas, revistas de adolescentes y tratados de arquitectura en su tiempo libre).

1 comentari:

Eva ha dit...

Me gusta que mi ciudad se interese por el diseño que sea una ciudad culturalmente conocida , que los artistas trabajen,;Lo TERRIBLE es que se haga a costa de sacar a la gente de sus barrios arrasando con comunidades enteras y aprovechandose de la indefensa de su gente No compararia BCN explicitamente con NY. Kreuzberg en Berlin, San Pauli en Hamburgo , Tragalgar square , Portobello road en Londres El Gotico, Gracia,el Borne etc etc etc etc .Aunque en algunos sitios lo estan haciendo bastante mejor quenosotros olos neoyorquinos ,quizas tengan alcaldes con menos ambiciones de poder que nuestro "querido " Areu y tengan tambien algo mas de dignigad a la hora de tomar las decisiones .
Un inciso ! en España se hace la famosa siesta pero de los pirineos para arriba el horario laboral se acaba a las 5 de la tarde y para los negocios a las 6 que es casi cuando empezamos nosotros !!
Por lo demas debo decir que si la gente no fueramos tan BORREGOS quizas nos iria mejor .