dimarts, 6 de maig de 2008

BCN WEEK (Nº1, MAYO 2006)

V.E.I
VÍCTIMA
ESPECULACIÓN
INMOBILIARIA

LA NEWYORKIFICACIÓN DE BARCELONA (MAGGIE SCOTT)

1- ¿QUÉ PENSARÍA COPITO DE ESTE EXPERIMENTO URBANO?

Barcelona, como la conocemos, con su arena importada, su medalla de oro en pescado y sus numerosos aparcamientos para yates, es el producto de los juegos olímpicos de 1992 y de la masiva renovación urbana que vino con las olimpiadas. Ahora, con sus 14 años, nuestra pequeña BCN es como Samantha Baker en la obra maestra de 1984 del cineasta John Hughe -"Dieciseis velas" (a lo mejor tuvo otra traducción en España)- : tiene tetitas.

Sí, esta ciudad ha abandonado su provincianismo, y ha alcanzado su pubertad a grandes pasos. Como todas las adolescentes, ella tiene posters colgados en su armario con un montón de besos de pintalabios desparramados en la cara de su héroe. Y sueña por las noches en que se hará grande y será como... Vamos, piensa a lo grande. ¿Qué crees que le gustaría ser a BCN de mayor? ¡Es New York! Está bien, BCN quiere ser de mayor una ciudad como Nueva York.

¿Por qué Nueva York? ¿Qué os parece Berlín, Milán o San Francisco? La respuesta es simple: porque NY es la ciudad más excitante y cosmopolita de EEUU, y BCN está tomando meticulosas medidas para asegurarse el puesto de ciudad más excitante de Europa. La Nueva York de Europa, eso es. Esto no es ninguna loca idea que hayan inventado unos new yorquinos después de haber pasado una tarde de martes algo perezosa en El Raval -principalmente después de haber consumido la suficiente cantidad de cervezas Moritz para afectar negativamente el abastecimiento de Estrella de la mañana siguiente-. En marzo, el alcalde Joan Clos estuvo en NY para la inauguración de la exposición "BCN in progress", un evento de tres meses de duración que mostraba los últimos proyectos de los edificios construidos en BCN -acompañado de los cracks de la arquitectura mundial, como Frank Gehry, Jean Nouvel o Toyo Ito-. El pasado 22 de marzo del 2006, La Vanguardia citó las siguientes palabras del alcalde Clos, "parece como si las dos ciudades se estuvieran mirando en el espejo la una a la otra".

No nos estamos refiriendo a que El Borne realmente se parezca al SoHo newyorquino, o que El Raval podría ser confundido con el East Village. Clos se estaba refiriendo a los cambios que se están dando en BCN para prepararla a la nueva economía. Cambios que afectan a la arquitectura, inmigración, sanidad o planeamiento urbanístico. Pero La Vanguardia señala que la reflexión de Clos no se cumple en todos sus aspectos. En realidad, dicen, NY hace años que cambió un modelo económico basado en el sector servicios por otro basado en una economía FIRE (las siglas en inglés de finanzas, seguros e inmobiliarias, y que significan FUEGO). Y BCN aún no ha pasado de los servicios -eso es lo que cree La Vanguardia-. Está bien, si ellos lo dicen... Es importante no deprimir a la juventud con el modelo económico que se les viene encima... ¡la economía del FUEGO!

2- RASCACIELOS CON ACTITUD

Nueva York sabe de arquitectura. El Edificio Chrysler, el Empire State, Flatiron, el Guggenheim de Frank Lloyd Wright e incluso la World Tower de Mr. Trump, son nombres conocidos en el mundo entero. Pero si tú le preguntaras a un japonés en BCN dónde está la torre Acbar, quizá te mire con cara de poker y se oculte bajo su paraguas. Luego, si le mostraras una fotografía del edificio, a lo mejor piensa que eres un pervertido. Sin embargo, BCN está ocupada dándole una marca a esta propensión por crear una arquitectura asombrosa -o al menos inspiradora-. No olvidemos que ésta es la ciudad de Gaudí al fin y al cabo.

El hotel Arts y su vecina torre Mapfre fueron construidos para los juegos olímpicos y crecieron acostumbrados a ser los únicos edificios en rozar el cielo de Barcelona. Ahora comparten los ambientes más deprimidos con algunos proyectos altamente ambiciosos. Barcelona, inteligentemente, sabe que no puede invitar a Trump a construir un edificio de oficinas de 90 plantas en el reciente recinto del fórum. En vez de eso, está ocupada diseñando edificios que llamen la atención -no por su tamaño, sino por su apariencia-.

El barrio de La Sagrera, un lugar donde ningún turista tendría la mínima intención de visitar hasta ahora, albergará La Torre del Triangle Ferroviari (la cual está siendo diseñada por Gehry). Incluirá un espacio para oficinas, una sala de actos y un parque público. Este concepto de crear un nuevo barrio "de la nada" fue probado por primera vez en el fórum del 2004. El "Forum de las Culturas" fue una excusa para que el ayuntamiento gastara millones -recaudados vía impuestos, por supuesto- en construir un centro de conferencias de primer nivel mundial. Su intención fue, ya que Microsoft ha pasado de instalar su cuartel general europeo en BCN, ellos no perderían la oportunidad de mandar a sus "cachorros" a una conferencia semanal. Aprovechando la estancia en la ciudad , los/as conferenciantes tendrían la oportunidad de callejear por la nueva Rambla de la Mina -la cual atraviesa el antiguo barrio "en riesgo"- y hacer algunas compras en el centro comercial Diagonal Mar.

Mientras tanto, "BCN in progress" está siendo exhibida a la vez en el fórum y en el Centro de Arquitectura de NY. David Palomar, jefe de operaciones en el fórum, reconoce que BCN se está haciendo notar para atraer la inversión extranjera y la atención de todo el mundo: "Quizás NY y BCN compartan algunos puntos de vista en la manera en que se ven a sí mismas y planean sus proyectos de futuro", dice Palomar. Esta frase admite que, aunque BCN sea mucho más pequeña que NY, ambas ciudades comparten el mismo interés por la arquitectura, los eventos culturales y el arte.

De acuerdo con Annie Kurtin, coordinadora de la comunicación y política del Centro de Arquitectura de NY, el proyecto se inició hace tres años cuando NY aún era una aspirante para albergar las olimpiadas del 2012. Si hubiera ganado, las dos ciudades tendrían ahora ese vínculo... Cuando NY perdió ante Londres, decidieron ir con el proyecto a otra parte. Pero el enamoramiento de BCN no se ha extinguido totalmente. De hecho, NY recientemente le ha dicho unos cuantos piropos. Kurtin admite: "Desde nuestra perspectiva, BCN es una ciudad tan excitante... Creemos que NY realmente puede aprender mucho de su expansión y desarrollo físico". "¡Oh, Dios mío! ¿Escuchaste eso?", grita BCN.