dimarts, 12 de febrer de 2008

LA BARCELONETA: UN BARRIO DE MODA (PARTE 2)

PARTE 1ª

V.E.I
VÍCTIMA
ESPECULACIÓN
INMOBILIARIA

Continuando con los diferentes temas que se trataron en el artículo de Rosa Díaz en "El Punt" (16/12/2007), pasaremos a "desmitificar el boom turístico" tal como decía la periodista. Pietro Ferrari (presidente de la ACIB) expone que "el turismo no ha penetrado tanto en el interior del barrio como para que de ello se pueda afirmar que han cambiado las características del comercio y el precio de los productos". Más que dar una argumentación, parece que se esté lamentando de este hecho: si hubiera penetrado el turismo, nos irían mejor las cosas. Cierto que no estamos en los mismos niveles que El Borne -y que siga por muchos años más-, pero poco a poco comienzan a aparecer cierto tipo de comercios asociados a todo barrio de moda. Y de los precios mejor ni hablar. Nuestro flamante y renovado mercado es una muestra de que sí han variado, ajustándose a la renta del nuevo tipo de vecino/a que está poblando el barrio. Respecto a la penetración interior del turismo, se están haciendo cosas interesantes:

1- La nueva población de La Barceloneta, con un nivel adquisitivo más elevado.

2- Convertir al mercado en el eje comercial del barrio (palabras de Ferrari): el proyecto de la nueva Plaza Poeta Boscà ya es toda una declaración de intenciones. Con un espacio tan despejado, la construcción de la rambla turística que una la playa con el mercado ya no parece tan lejana. Y, vistos los distintos usos que se le pueden atribuir al mercado y el espacio disponible en la plaza, no sería extraño que allí se construyera en un futuro otro centro comercial -u hotel, ya puestos-.

Dejando de lado estas conexiones entre turismo y comercio, Pietro Ferrari se puso a desmitificar el éxito turístico de La Barceloneta: "Antiguamente, La Barceloneta también vivía del turismo. La diferencia con ahora es que hace años no todo el mundo se podía pagar un billete de avión"· Para demostrar la veracidad de la frase, pone de ejemplo el desembarco de un crucero los domingos por la tarde. Ese tipo de turismo venía una tarde al barrio y se iba. Hablamos de hacer una escala de una tarde en Barcelona. El turismo que tenemos ahora es residencial, no se limita a quedarse una tarde. Si es posible, quiere quedarse a vivir aquí toda su vida (o tener su piso como segunda o tercera residencia). Esta característica hace cambiar mucho las cosas. Afecta a los alquileres, precio de la vivienda y el coste de la vida en general. Otra diferencia entre el turismo de antes y el de ahora es que antes no existían inmobiliarias en el barrio, ni propietarios de fincas que quisieran echar a sus inquilinos/as para hacer de su propiedad un hotel o bloque de apartamentos turísticos. El turismo de antes no era dañino para el mantenimiento del tejido social y de las generaciones de familias nacidas y crecidas en La Barceloneta. El turismo de ahora es bueno para hacer negocios y lucrarse.

Otros aspectos de este monográfico sobre La Barceloneta vienen en el titular: "un barrio muy deseado". En esa parte, Rosa Maria Sagués, trabajadora de una inmobiliaria situada en el Paseo Nacional, afirma que "en los últimos años La Barceloneta ha ganado adeptos".Todo ello en el apogeo del turismo residencial y alta especulación que estamos padeciendo, y comparando al barrio con un equipo de fútbol, partido político o secta cualquiera. Son significativas las definiciones de "vecino" que dan las inmobiliarias, quitándoles todo el sentido de pertenencia a un lugar determinado. Para estas mafias, los vecinos son simplemente individuos que están dispuestos a pagar casi cualquier cantidad para vivir en sus propiedades. En este caso, la señora los llama "adeptos". Y siguiendo con la jerga que utiliza Sagués, nuestro equipo-barrio goza actualmente de mucha popularidad y gran estado de forma. Tanta, que está dentro de los puestos para jugar la Copa de Europa: los "expertos" dicen que La Barceloneta ha superado con creces los precios de las zonas que tradicionalmente se consideran de lujo. Gran culpa de este mal llamado éxito la tienen "las notables mejoras que se han hecho en el barrio" -en palabras de Sagués-. ¿Qué mejoras, señora? Encuentre a una persona que se marchara de La Barceloneta hace 15 años y tráigala ahora, verá como dice que no han habido grandes cambios. ¿El paseo marítimo? Cara a la galería y con el pretexto de las olimpiadas. En serio, entre lo que ha desaparecido y lo que se ha "ganado" salimos perdiendo de goleada.

Perdemos los merenderos, el núcleo central de La Barceloneta con el colegio Virgen del Mar, edificios emblemáticos -Cooperativa Siglo XX, entre otros-, otro colegio más como será el Lepanto -¿también os cargaréis la fuente Carmen Amaya?-, el antiguo Mercado, el Muelle de Pescadores,... Ganamos el nuevo edificio de Gas Natural, el Parque de Investigaciones Biomédicas, el Maremagnum, el Hotel Vela y el centro comercial que construyan por ahí, el World Trade Center, la nueva Plaza Poeta Boscà y su flamante mercado, el complejo Vallehermoso, el permanente deseo de continuar ganando terreno al mar -aunque sea a costa de nuestro ecosistema y pescadores-,...

Yo creo que las mejoras a las que se refería Sagués son las sucesivas restauraciones de edificios que se están dando en La Barceloneta. Lo que en un principio puede parecer bueno -disfrutar de una vivienda digna-, luego no lo parece tanto si lo que se pretenden de estas reformas es incrementar el alquiler para que los inquilinos/as de rentas bajas no puedan hacer frente a estos precios. O remodelar las fincas y transformarlas en lujosos apartamentos turísticos. De estos avances las únicas personas que se van a aprovechar será la gente acaudalada que habite esas viviendas -y no el barrio, como tanto se proclama-.

La Barceloneta ha estado siempre ahí y las personas que llevamos muchos años en el barrio hemos sabido desde bien pequeños el privilegio que suponía estar viviendo aquí, Por lo tanto, que no me vengan ahora las inmobiliarias diciendo que si La Barceloneta es tan valorada es por las reformas que se han hecho en sus pisos, o las que haya podido hacer el ayuntamiento en el barrio. Que tampoco venga el consistorio municipal explicando que la gente quiere vivir aquí porque el tamaño de sus pisos es ideal para el tipo de demanda actual. Todo mentira. La única explicación mínimamente decente para este "éxito" es el descubrimiento de La Barceloneta por parte de BCN a partir de 1992 y la llegada de los efectos del modelo BCN -turismo e inmobiliarias- a nuestro vecindario.

Y, a pesar de los altos precios de la vivienda en La Barceloneta -tanto de compra como de alquiler-, la demanda de pisos en el barrio no deja de crecer. En el artículo salen ejemplos de inmobiliarias como "Pisos.com" o "Come2bcn". Están pidiendo pisos desesperadamente para continuar "haciendo su trabajo". Pobrecitos/as, piden limosna porque no tienen dinero (o pisos en su caso). Estas declaraciones me llevan a unas conclusiones: mientras continúe el actual modelo de ciudad la demanda no bajará; las inmobiliarias preferirán alquilar por días , semanas o meses, a vender sus propiedades; vamos directamente a un modelo de barrio tipo pueblo a otro, estilo "ciudad dormitorio" (pero en la que destaquen apartamentos turísticos y hoteles); si hay tanta demanda, ¿por qué en algunas fincas está el cartel de "se alquila" durante meses y meses? ¿No habrán utilizado este artículo como un panfleto para que la gente que lo lea vaya corriendo a una inmobiliaria? "Si quiero vivir en La Barceloneta, tengo que hacerlo ahora, porque en unos meses pueda que no queden pisos para vivir", pensará el futuro comprador/a. ¿No será el artículo una propaganda barata para evitar la caída de precios generalizada en La Barceloneta? Desgraciadamente, no creo que vayan los tiros por ahí. Mientras haya gente dispuesta a pagar 1300-1500$ al mes de alquiler los precios no bajarán. Y el trabajo de la Díaz no se harta de decir lo que les encanta a los guiris nuestro ambiente de pueblo...

Resumiendo: pisos carísimos, desahucios, apartamentos turísticos, violencia inmobiliaria. Éste es el precio del éxito. No obstante, existen personas en La Barceloneta que están muy satisfechas de cómo van las cosas por aquí: "El barrio está en auge, era el peor barrio de BCN y ahora es el mejor" (Àngels Simarro, AAVV Barceloneta). ¡Somos campeones de liga! Venga, somos los mejores. ¿Mejores en qué? ¿En tener el m2 más caro de BCN, la ciudad más cara de España? ¿Estás orgullosa de tan nefasto récord? ¿No quieres que sigan viviendo en el barrio tus vecinos o amistades por culpa de la especulación inmobiliaria? Sin embargo, la AAVV Barceloneta está en desacuerdo con el actual modelo de apartamentos turísticos. Esto es una cosa positiva. Aunque no todo en el monte es orégano: "Mano dura contra los apartamentos turísticos porque esto erosiona la vida comunitaria del barrio" (Simarro). Bien, los guiris no dejan dormir al vecino que se tiene que levantar a las seis para ir a trabajar a Estibarna -principal proveedora de empleo en La Barceloneta-. Eso está bien, pero no veis la globalidad del problema. Si todo el barrio se llena de hoteles y apartamentos, ¿qué hueco quedará para los vecinos/as? Si el propietario de una finca decide alquilar por días, semanas o un par de meses, a alquilar por cinco años (aunque luego no te renueve), ¿qué barrio vamos a tener? Como dije anteriormente, a una ciudad dormitorio de vacaciones nos dirigimos. Por consiguiente, ¿qué pensará nuestro amigo guiri cuando venga a La Barceloneta buscando ambiente de pueblo -ése que tanto le gusta- y se encuentre que aquí únicamente viven compatriotas suyos?

1 comentari:

Anònim ha dit...

Vaya tela con los de la ostia.