dimecres, 26 de setembre de 2007

Festes de la Barceloneta 2007

"Crítica a les Festes dels Carrers de la Barceloneta"

Ayer martes, día 25 de septiembre se ha publicado en la sección el lector opina del diario la Vanguardía digital, una carta de Ferrán Ulloa donde se crítica las Festes de la Barceloneta por los problemas que para algunos vecinos/as le representa


Dormir en la fiesta mayor de la Barceloneta

Un año más han llegado las fiestas de la Barceloneta y en consecuencia tenemos que prepararnos a sufrir los efectos de la falta del descanso nocturno para los vecinos de las calles Sevilla y Pescadors (las únicas que siguen con la "fiesta").
Soy consciente de lo que representa la fiesta mayor para el barrio y estoy de acuerdo en que los dos fines de semana que dura, haya alcohol y música, pues si no te gusta tienes la posibilidad, si tu bolsillo lo permite, de coger los bártulos y salir del barrio de viernes a domingo. Hasta aquí todo casi correcto. Pero en lo que estoy completamente en contra es el follón de música y gritos que se organiza entre semana con actuaciones hasta las dos de la madrugada, sobre todo en Pescadors.
Mi esposa se levanta cada dia a las 5:30 para fichar en el trabajo a las 7:00, donde le exigen una producción mínima sino va de patitas a la calle. El año pasado en la madrugada del lunes tuvimos que aguantar a una señora flamenca hasta las 2:00. Hartos de dar vueltas en la cama y de pasear por el piso se me ocurrió llamar a la guardia urbana. Ya saben que como han subcontratado el servicio de centralita telefónica a una empresa ajena, el que me atendió (un lunes a esa hora) no tenia ni idea de fiestas mayores y me dio largas diciéndome que la urbana tiene otros quehaceres antes que ir a hacer callar a la señora cantante.
Este año vi en televisión que la Guardia Urbana actuó en las fiestas de Gracia haciendo cumplir un horario para preservar el descanso de los vecinos. Les estaríamos muy agradecidos (yo y unos cuantos vecinos más que tenemos que ganarnos el sustento) que además de venir a comer y cenar al restaurante Salamanca, hicieran una paradita (estamos a cien metros) y midieran los decibelios que tenemos que sufrir los inquilinos que como mínimo tenemos derecho al descanso durante la semana laboral.

1 comentari:

pescadito ha dit...

Lo publico aquí, porque seguro que en la vanguardia me lo censuran.
Así a bote pronto, le respondería al ferrán (que no sé quién es).

La calle es el espacio de conflicto (y la web, después de este comentario también lo será:). La calle es nuestra, de todos los ciudadanos, de la gente, de los que quieren descansar y de los que no.
Hay dos tipos de fiesta, hay la fiesta del desahogo y del compartir lo bueno, la fiesta del "me lo merezco, lo comparto, y lo disfruto con mis amigos"; y la fiesta del "pan y circo".
De esta última, los políticos y demás poderes fácticos piensan:"no vamos a acabar la fiesta porque los locales comerciales le dan dinero a la ciudad y porque las borracheras de la gente los fines de semana les hacen olvidar que no pueden llegar a fin de mes y que su cotidianeidad es un continuo ir a salto de mata para llegar a fin de mes."
Pero de todo se puede (y se tiene) que hacer negocio en esta vida. Este tipo de fiesta lo es, y también lo es su "vandalización"y nos hacen confundir el primer tipo de fiesta con el segundo (el de las calles de la barceloneta, el de la calle pescadors). Este tipo de fiesta es el que hace que aquel que pasa por allá se quiera quedar, toque quien toque, se levante a la hora que se levante.

El segundo tipo de fiestas las financia el ayuntamiento, las hacen los garitos, se hacen por negocio, directo o indirecto: es la fiesta a la que vas por olvidarte un poco de que el lunes tienes que ir a trabajar y que ayer también fuiste (no lo juzgo, yo también lo hago, es más, lo necesito). No me parece mal negociar ese tipo de fiestas con el descanso vecinal ya tan aclamado este tipo de fiestas, pero sí me parece importante aprender a diferenciar.