dimecres, 28 d’octubre de 2009

LA NUEVA POSTAL (POR RAMON SUÑE Y LUIS BENVENUTY)

EL HOTEL W ABRE HOY SUS PUERTAS CON EL EDIFICIO VELA, REFERENCIA DEL LITORAL BARCELONÉS (SEGUNDA PARTE)

LA VANGUARDIA, 01/10/2009
"El problema es que corta la perspectiva al mar de la calle Balmes -explica el arquitecto y paisajista Joan Roig-. La apuesta por la verticalidad de las proximidades del Fòrum me parece apropiada para regenerar una zona deprimida, pero el hotel W no se ajusta a la realidad de lo que es la Barceloneta y de lo que era el espigón. Debería haberse levantado algo que guardara mejor relación con el mar y el entorno, más horizontal y que armonizara con los equipamientos que se suceden junto a él".
Según el urbanista Ferran Navarro, "el hotel W no tiene nada que ver con la arquitectura histórica del puerto y su fachada al mar. El Moll de la fusta alimenta la relación entre la ciudadanía y el Mediterráneo, acerca el mar a la gente, pero este nuevo negocio privado y el espacio donde se ubica sólo atraerán turistas, y no ciudadanos, no fomentará el uso público de un enclave tan privilegiado".
El arquitecto y urbanista Lluís Brau agrega que un inconveniente habitual en proyectos de esta envergadura es que vacían sus alrededores. "Los reducen -prosigue- a ser sólo lo que no es el edificio. El inmueble aislado y autónomo responde a un modelo centroeuropeo que se está universalizando pero que no se inscribe en la tradición barcelonesa. Aquí prima la sinergia, distintas fachadas que formen calles, combinen usos, alimenten la complejidad... pero apuestas como el hotel W generan vacío a su alrededor, no generan ciudad. Por ello difícilmente entrará en la vida cotidiana de las personas".
Las arenas y el paseo de la Barceloneta contaban ayer con la visita de numerosos ciudadanos, pero pocos se acercaban al hotel. Un grupo de señoras asegura que la prolongación del Paseo Marítimo que acerca el W al barrio es muy agradable, pero que la costumbre de la gente es caminar hacia el otro lado. "Si ponen cosas para turistas de dinero, no irá nadie, y si ponen algo para la gente iremos todos, los de la Barceloneta y los de toda Barcelona".
El arquitecto en jefe del Ayuntamiento, Oriol Clos, da respuesta a esa demanda: "El hotel forma parte de un todo más amplio que será un nuevo centro ciudadano. Tiene una plaza elevada que permite ver el mar abierto por encima del espigón. Allí se levantarán equipamientos de barrio, edificios terciarios, una nueva marina..., y todo ello, cuando se mejore la accesibilidad con la llegada de transporte público, servirá para que no sea sólo un lugar para turistas".

Article aportat per VEI