dimarts, 10 de juny de 2008

BCN WEEK (Nº 53, OCTUBRE 2007)

V.E.I
VÍCTIMA
ESPECULACIÓN
INMOBILIARIA

EL BICING -PRIMERA PARTE- (MONTSERRAT PONS)

1- ORDENANZAS Y REGULACIONES

La bicicleta es generalmente el reino de los espíritus libres. Debido a sus características (bastante seguridad, vehículo de poca velocidad y alta maniobralidad por su ocupante) nunca ha sido necesario demasiado control por parte de las autoridades. Los/as ciclistas disfrutan de una existencia sin regulación, sin el papeleo y los altos costes del seguro del coche o la matriculación. No hay que hacer colas en los atascos y básicamente se desplazan sin ser vistas, por detrás de los radares de tráfico.

La bicicleta es también el vehículo de la gente precaria, la generación llamada mileurista. Es decir, los camareros/as, personal de museos, dependientes/as y profesores/as a tiempo parcial que hacen posible que la máquina cultural-turística a la que llamamos BCN pueda funcionar. Es el transporte más barato y ecológico, siempre ahí para la gente que rechaza pagar las crecientes tasas de metro y bus. Como la vida en BCN se ha ido haciendo más y más cara, con los alquileres triplicándose y los precios de los mercados tradicionales haciéndose inasumibles, la bicicleta es una opción obvia para aquella población que está luchando para no ser expulsada de la ciudad. Es ésta la población que forma la masa de ciclistas de la ciudad, pero sus necesidades de transporte y ocio no han sido resueltas con la escasa dotación de bicicletas ofrecida por el Bicing.

Y mientras BCN está ocupada poniendo remedios a los problemas medioambientales y de movilidad de la ciudad con elegantes ayudas como el Bicing, se está mostrando una pérdida de apoyo a los/as ciclistas por otros frentes. La falta de carriles-bici genera conflictos entre los peatones y ciclistas, que a veces compiten por el espacio de las aceras. Encontrar un hueco para aparcar en las masificadas estaciones a lo largo de la ciudad es casi imposible (a pesar de que el ayuntamiento declare que para finales de año BCN dispondrá de 6.732 bicicletas nuevas, y sus respectivas estaciones). En febrero de 2007 el ayuntamiento modificó de una manera significativa para los/as ciclistas la "ordenanza de circulación de peatones y vehículos".

Desde el 15 de septiembre, atar tu bici a una farola o a cualquier inmobiliario urbano es penado con una multa de hasta 450'73 $. En vez de centrarse en un problema principal como es la congestión de automóviles, el ayuntamiento está incitando al conflicto entre ciclistas y peatones. Este problema podría ser fácilmente resuelto priorizando más espacio para las bicicletas, pero la solución del ayuntamiento es una serie de multas altas que podrían tener efectos disuasorios a la tendencia alcista del uso de la bicicleta.

El pasado 15 de septiembre, día en el que la ordenanza empezó a aplicarse, la Plaça Sant Jaume estaba llena de bicicletas haciendo sonar sus timbres en forma de protesta. Una masa crítica, organizada por la plataforma "Amics de la Bici", estaba ocupando la plaza en señal de protesta. "BCN quiere ser la Amsterdam del sur de Europa, pero no saben cómo manejar el creciente uso de la bicicleta", dice Albert García, uno de los representantes de la organización. "En puesto de analizar este incremento de la bici como una solución, el ayuntamiento lo ve como un problema, y para ellos han hecho una ley que quiere borrar a las bicis de la ciudad". Los/as ciclistas de BCN salieron en manada para manifestar su desacuerdo a la nueva ley, protestar contra la carencia de aparcamientos y carriles-bici y demandar una BCN libre de coches.

1 comentari:

Anònim ha dit...

El bicing es idílico hasta que te encuentras de que han pasado 9 días desde que dejaste la última bicicleta y cuando vas a coger una nueva te dice la máquina que no la has devuelto. Entonces es cuando te das cuenta de la otra cara del bicing, Llamas a un 902 y después de 5 minutos de espera te dicen que no devolviste la bicicleta. ¿Cómo demuestras que la devolviste? La operadora dice que te lo miraran. Pasan los días y no te dan ninguna respuesta. Miras por internet y lees una carta de otro usuario al que le ha pasado lo mismo que a ti, y le han cobrado doscientos y pico de Euros por el alquiler de varios días.
Y tu sigues con el temor de que es lo que te pasará a ti, sin que nadie te dé una respuesta. Estoy de acuerdo con que el servicio es pésimo, nada más les interesa hablar del éxito que supone este nuevo sistema de transporte, pero como simplemente eres un número dentro de 40.000 pasan olímpicamente del cliente. En cuanto solucione este problema (llevo ya 20 días con el carnet bloqueado) les diré que se lo metan por donde les quepa. Espero que dentro de poco podáis ser 39.999 los usuarios.