dimarts, 1 d’abril de 2008

INTERVENCIÓN DE MERCÈ TATJER EN LAS "JORNADAS DE PARTICIPACIÓN VECINAL AUTO-ORGANIZADAS DE LA BARCELONETA"


Sábado, 29 de marzo de 2008. Centro Cívico de La Barceloneta, 11:30 horas.

Me han invitado a estas jornadas para valorar las consecuencias del famoso "plan de los ascensores". Mi objetivo es centrarme en las implicaciones patrimoniales que puede generar el mismo. Cuando hablamos de patrimonio no nos estamos refiriendo a los edificios o monumentos exclusivamente, o lo que es lo mismo, al llamado patrimonio arquitectónico y artístico. También cabe valorar el patrimonio industrial - que en La Barceloneta podía estar representado por el conjunto de La Maquinista- y el patrimonio inmaterial -las tradiciones y costumbres que se dan en un determinado lugar, aquí está claro: la fiesta de las corales-. La visión que el ayuntamiento tiene del barrio, desde el punto de vista patrimonial, es la de un "gran monumento". Un sitio en el que sólo deben permanecer algunas estatuas y monumentos de cierto interés, no protegen ni al patrimonio industrial ni al inmaterial. Muestra de todo ello es que el catálogo patrimonial de La Barceloneta -los edificios y monumentos destacables que deben protegerse frente a posibles deterioros- no ha avanzado lo suficiente en 30 años. No se ha aumentado la protección de los pocos restos del pueblo originario de 1753, y menos aún las costumbres del lugar en cuestión. Esta pasividad se ha visto agravada en las últimas tres décadas, en un duro contexto de dejadez y destrucción del patrimonio ya existente.

Cuando hicimos el P.E.R.I. de 1983 los edificios tradicionales de una planta estaban protegidos frente a la amenaza de elevar plantas. Ahora sólo están catalogados los que tienen una arquitectura modernista: el Can Solé, por ejemplo. El ayuntamiento no contempla otra cosa, y La Barceloneta es un ejemplo de urbanismo barroco. Este estilo valora una perspectiva especial de las calles: todas ellas trazados rectos que miran hacia el mar, rodeadas de manzanas de igual tamaño. A destacar que fueron diseñadas por escuelas de ingenieros militares, en esa época los más entendidos del tema. Estamos hablando de un trazado único en toda España-

Ya he destacado anteriormente a La Barceloneta como ejemplo de urbanismo barroco. Su especial trazado es consecuencia del derribo de La Ribera, pero La Barceloneta no se construye con el fin de absorber a esta población que se había quedado sin vivienda. Entre el derribo y el levantamiento del nuevo barrio pasan 35 largos años, yendo la gran mayoría de la población afectada de La Ribera a otras zonas. La Barceloneta se construyó con otros fines, ser un pueblo marinero y portuario, de ahí sus calles rectas mirando hacia la mar. El nuevo plan que el ayuntamiento desea aplicar tendría que apreciar toda esta riqueza patrimonial que La Barceloneta nos ofrece. Pero Barcelona valora el urbanismo modernista y gótico, no el barroco. Y no hace falta fijarse únicamente en sus calles, hablamos de muchas más cosas que la historia le ha ido dejando: la tradición pesquera -en vías de extinción por las continuas ampliaciones del puerto-, la tradición industrial con La Maquinista o Gas Natural, el patrimonio social y cultural. Este último punto sería bueno analizarlo con más detenimiento.

No estamos hablando únicamente de "Los Coros", sería simplificar mucho las cosas. La Barceloneta ha gozado históricamente de numerosos movimientos culturales y sociales. Las cooperativas todavía existentes en el barrio -Siglo XX y La Fraternidad- dan fe de todo ello. Y retomando las consecuencias de este plan, cabe destacar que el Siglo XX no se va a poder salvar. Sí se ha logrado con La Fraternidad después de 20 años de negociaciones, pero el Siglo XX es un frente ya perdido. Un ejemplo de todo el movimiento cultural antes explicado es La Garba: barrios y zonas mucho más grandes que La Barceloneta no tienen el privilegio de disponer una librería tan completa y con tanta personalidad. No es sino una consecuencia más del legado histórico de este lugar.

Seguro que os estareis preguntando, ¿por qué se elabora el plan sin valorar toda esta riqueza patrimonial? Personalmente, pienso que el ayuntamiento cree que La Barceloneta es un barrio ya consolidado. Que no necesita reformarse ni conservarse, sino ampliarse. Aparte de maltratrar sistemáticamente toda visión social necesaria en cualquier intervención urbanística. En los últimos 30 años los planes urbanistas han ido para atrás, siendo anteriormente mucho más multidisciplinares que en la actualidad. El debate y los argumentos tenían una mayor presencia. Éstas no son afirmaciones en vano, la parte sociológica de este plan es mínima. Incluir cuatro estadísticas sobre la población mayor del barrio no es realizar un trabajo sociológico sobre el mismo. Y quedan muchos interrogantes respecto a esta población a los que todavía no se les ha dado respuesta. Todo el gasto que realizará el ayuntamiento en realojarles podría dedicarse a rehabilitar pisos en mal estado o averiguar por qué están vacíos. Quizá lo que necesiten en un futuro no sea un ascensor, sino alguien que les asegure toda una serie de servicios para hacer sus vidas más fáciles.

Siendo las 11:50 horas cuando dio por concluida la intervención.

VEI

2 comentaris:

Anònim ha dit...

maravillosa M.Tatjer

ferran ha dit...

Recuerdo que cuando era pequeño , con ocho o nueve años , en los años setenta , bajabamos a la Barceloneta , y era un lugar exótico , el barrio , de pescadores y muy popular , tenia una personalidad muy fuerte . Ahora la Barceloneta ha hecho un cambio , es como cualquier zona de amarre de yates del litoral español , sin personalidad , desconocida. Bueno también el resto de Barcelona va por el mismo camino , todo para los turistas , ciudad de postal , vacia de lo mas important , sus gentes.