dissabte, 12 de març de 2011

Quince entidades de la Barceloneta abandonan el Consell de Barri hasta que no se resuelva la situación del CEIP Mediterranea



Un colegio con unas instalaciones dignas es una prioridad innegociable e inaplazable. Ése parece se el mensaje que la totalidad del tejido asociativo de la Barceloneta transmitió el pasado 9 de febrero, al abandonar en pleno el Consell de Barri. La decisión de las quince entidades participantes en este organismo de participación recientemente instituido, ha cogido al Distrito con el paso cambiado ante un conflicto que parecía querer aplacarse con el paso del tiempo, pero que de la noche a la mañana se ha convertido, posiblemente, en la clave de la que dependa la interlocución con los vecinos del barrio marinero.

Alargado durante cinco años, la reconstrucción del recinto demolido en 2008 había entrado en una vía muerta a final de 2010, después de varios e infructuosos encuentros con representantes del Ayuntamiento y la Generalitat. En febrero de 2009, la actual Gerente del Distrito, Mercé Massa, se comprometía a que el nuevo centro estuviera inaugurado «en septiembre del 2011» y que dispusiera de guardería. Posteriormente, en junio de 2010 el Consorci d’Educació de Barcelona (formado por el Ayuntamiento y la Generalitat) prometía la elaboración de un calendario de obras. Esta promesa fue renegada por la entonces regidora de educación y la actual regidora de Ciutat Vella, Assumpta Escarp, que aplazó indefinidamente la construcción del centro alegando «falta de presupuesto». Al respecto, en un comunicado hecho público el mismo 9 de febrero, las entidades afirmaban que «la transmisión de la información por parte de los responsables municipales ha sufrido siempre de falta de transparencia y de compromiso firme». 
 

Al respecto, tanto el AMPA como las entidades que apoyan la campaña por la reconstrucción inmediata del centro, han pedido que la cuestión sea tratada como «una prioridad de barrio y de Distrito», e información y documentación detallada sobre el presupuesto y los plazos de construcción e inauguración.

La decisión de las entidades de la Barceloneta de abandonar el Consell de Barri, es fruto de un camino recorrido a lo largo del último año, en el que las madres y padres de los alumnos, han recabado una solidaridad sin fisuras del tejido asociativo. La evidencia, conforme se acercaban las fechas comprometidas, de que no se cumplirían los plazos, y las constantes evasivas por parte de los organismos responsables, han convertido lo que comenzó siendo una movilización de las familias afectadas, en una reivindicación del barrio. En este sentido, el gesto llevado a cabo el pasado 9 de febrero, ha dejado patente la fuerza que actualmente tiene el entramado social de La Barceloneta

Pero, sobre todo, esta medida drástica ha evidenciado las serias limitaciones de un ente como el Consell de Barri, que ha sido presentado como el paradigma de la futura participación vecinal. Un comunicado del AMPA se manifestaba en este sentido: «ante la proximidad de la época de mmatriculación y la falta de información por parte dell consistorio respecto a el estado del CEIP, hoy la Plataforma del CEIP Mediterrànea y diversas entidades del barrio habían pedido darle un tratamiento exclusivo a esta cuestión en la comisión de seguimiento del Consell de Barri, publicitada como un espacio de trabajo sobre loss temas prioritarios del territorio». 

Artículo publicado en Masala nº58