dissabte, 25 de setembre de 2010

¿HAY DOS TAMIENTOS?

LA VANGUARDIA, 11/03/2010

(POR MÀRIUS SERRA)

Diría que en mi ciudad sólo hay un ayuntamiento. A veces, escuchando a los dos socios que lo gobiernan, podría parecer que hay dos, pero siempre que intento contrastar esta percepción inquietante topo con los hechos (tozudos como helechos). Y con quienes los ejecutan, claro, desde el poder municipal. Cierto, admiten con franqueza, que puede haber alguna disensión entre socios de consistorio, como por ejemplo en la polémica apuesta por los Juegos Olímpicos de un invierno que parecía lejano hasta la nevada del lunes. Cierto, vuelven a admitir, que el futuro de la Diagonal provoca más de un sarpullido. Pero en general, nada hay que no se pueda solucionar con buena voluntad. Así las cosas, ya me estaba resignando a creer que mi visión doble tenía orígenes puramente etílicos cuando, en plena nevada, leí un apunte titulado Hivernació en uno de los blogs que suelo seguir: horinal.blogspot.com. La hibernación a la que alude el apunte, amargo y educado, es la congelación (temporal) de las actividades poéticas que organiza desde el simétrico año 2002 la asociación cultural H.O.R.I.N.A.L. (obrador de recitacions i noves actituds literàries), coordinada por Josep Pedrals (filopoeta) i Ferran Garcia (poetófilo) en el bar restaurante HOriginal de la calle Fernandina, ante el Macba. Todos quienes tienen una cierta querencia por la poesía saben que cada miércoles el HOriginal les ofrece un recital, una lectura, una performance o una presentación de alguna iniciativa literaria en cualquier formato sin ningún tipo de concesión a la censura. Es decir, que esta programación poética da cabida a todas las familias estéticas, lenguas, orígenes y formatos creativos basados, de algún modo, en la palabra. Uno de los últimos creadores en pasar por su pequeño escenario ha sido el gran Stefano Benni, flanqueado por sus traductores al catalán Salvador Company y Anna Torcal. Con los años, el HOriginal ha conseguido fraguar un mensaje notable de permanencia desde algo tan frágil y aparentemente efímero como la poesía. En Barcelona, los poetófilos podrían llegar a decir “si hoy es miércoles, esto es el HOriginal”.

Hasta ayer. Ayer fue el primer miércoles sin programación poética en el HOriginal. Tal como explican desde el blog, tras diversas inspecciones (presuntamente aleatorias) la autoridad municipal ha detectado irregularidades en la situación legal de la sala interior utilizada para los actos culturales. La cuestión no guarda relación alguna con las instalaciones ni con la seguridad, ni tampoco se molesta al vecindario. Se trata de una simple adecuación de la licencia de actividades. Por lo visto, hay vías legales para resolverlo y en eso están, pero de momento, las actividades poéticas deben cesar. ¿Cesar? Al césar lo que es del césar, pero el HOriginal sólo pide diligencia municipal (caballos veloces, vaya). Los poetas ya han creado el grupo de Facebook hIndignats. Tienen razón. Mientras detiene las actividades poéticas de los creadores actuales el HAyuntamiento promueve una carpa magnífica al final de la Rambla con una gran programación que, en un ejercicio de nostalgia, reivindica la rebeldía de la generación innominada de músicos y poetas de los setenta, algunos de quienes, como Pau Riba, siguen vivitos y coreando sus versos en los pocos espacios que, como el HOriginal en el Raval o el Heliogàbal en Gràcia, aún apuestan por los recitales. ¿Soy yo que veo dos ayuntamientos distintos o es el mismo el que programa Rambleros e hiberna los recitales del HOriginal? The piano has been drinking, not me.

Article aportat per VEI