dijous, 22 d’abril de 2010

Barcelona activa un hotel en el Raval tras el relevo de la concejal de distrito

Cinco días después de que la concejal de Ciutat Vella, la independiente Itziar González Virós, presentara la dimisión ante el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, el Ayuntamiento ha puesto en marcha la planificación de un nuevo hotel en el distrito, concretamente, en el barrio del Raval. El hotel se ha proyectado en el triángulo que forman las calles de Portal de Santa Madrona, Perecamps y Cid.

Ramon García-Bragado, edil de Urbanismo, dio el primer paso del nuevo hotel -la aprobación por decreto- el pasado 27 de febrero. El proyecto, sin embargo, no se presentó hasta ayer en la comisión de Urbanismo del distrito. "Se estaban buscando apoyos políticos suficientes para que pudiera ser aprobado", argumentaron fuentes de Urbanismo al ser preguntados sobre el porqué de la tardanza. Todo parece indicar que el apoyo vendrá de las filas de CiU.

"Se estaban haciendo trámites en Ciutat Vella", fue la versión oficial que dieron portavoces de ese distrito. Hay otra versión: "Se traspapeló". Al menos eso es lo que dijo ayer un técnico de Ciutat Vella cuando dio cuenta del proyecto ante menos de una decena de personas. En dicha explicación no precisó con claridad que se trataba de un hotel: "El suelo es compatible para oficinas, hoteles o vivienda", fue la escueta referencia que hizo respecto al uso futuro. Tampoco hubo preguntas.

El proyecto en cuestión no era del agrado de la edil que dimitió -crítica con el exceso de hoteles en el distrito- y así lo había manifestado a representantes de otras fuerzas políticas hace algo más de un mes.

"No hay ninguna relación entre la marcha de la edil y el inicio de la tramitación del proyecto", insistieron ayer portavoces de Urbanismo. Precisamente con esa área, Itziar González tuvo más de un desencuentro, como con el hotel del Palau de la Música, ya desestimado.Ahora, será Carles Martí -el primer teniente de alcalde que ha sustituido a González- el que dirigirá el debate sobre el nuevo hotel del Raval en el pleno del distrito, el próximo 4 de mayo.

En realidad, este es el segundo proyecto que hace el sector de Urbanismo para el hotel del Portal de Santa Madrona. El primero llevaba la fecha de septiembre de 2008 y, además de diferente volumetría del hotel, trasladaba la vivienda protegida que estaba prevista a la Zona Franca. Ahora lo que se plantea es la ocupación de la manzana por varios edificios. El hotel tendría dos cuerpos; uno de 34 metros de altura (planta baja más nueve pisos) y otro de 21 metros que estarían unidos por una especie de puente que conformaría una plaza con soportales. En esa misma manzana se prevé otro edificio -de 17 metros de altura -situado en el lado de la calle de Peracamps que se destinaría a vivienda concertada. La reserva para zona verde o espacio público se dibuja en la parte de atrás de la manzana y en uno de los ángulos. "No estamos de acuerdo ni con el proyecto, ni con las alturas ni con la disposición del espacio verde", resumió ayer el edil de Esquerra, Ricard Martínez.

El hotel lo promueve la firma Barcelona Investments que cedió el solar al Consistorio para que, de forma provisional, se habilitara para jugar a futbol y otros juegos.

El hotel se puede construir pese a la moratoria hotelera de esa zona de Ciutat Vella porque, en principio, se promovió antes de que entrara en vigor. "Ese proyecto quedó excluido del plan de usos", puntualizaron fuentes municipales. "Es algo muy discutible jurídicamente y los promotores suelen alegar que ya tramitaban la planificación antes de la moratoria", apuntaba Martínez.

Y en relación con la marcha de Itziar González, la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAVB) y la Xarxa Ciutat Vella lamentaron el adiós de la edil y destacaron la "incertidumbre" que se abre ahora con Carles Martí. Para la FAVB, la marcha de González obedece no sólo a presiones externas, sino del mismo equipo de gobierno del que formó parte hasta el viernes.

Article publicat en el diari el País