dijous, 21 de gener de 2010

La oficina del plan de barrios de la Barceloneta

Un podómetro es, RAE en mano, un aparato en forma de reloj de bolsillo para contar el número de pasos que da la persona que lo lleva encima. Para los 60 vecinos que, pese a la caprichosa lluvia, participaron el pasado martes (hoy se retoman) por la tarde en el estreno de las rutas Barceloneta, pas a pas, fue el regalo estrella que incluía la bolsa con la que les obsequió la oficina técnica del plan de barrios, organizadora de la pionera actividad. Bajo el lema Fes salut: camina pel barri i el seu entorn, la iniciativa busca fomentar las actividades saludables entre los vecinos del barrio marinero y fomentar la cohesión social.
Además del curioso podómetro (herramienta para animar a los participantes a hacer los 10.000 pasos diarios recomendados por los médicos) la bolsa mágica también incluía un gorro plegable, en principio para protegerse del sol, pero que puede ser muy útil para la insistente lluvia de los últimos días de cara a afrontar los hasta seis kilómetros que dura alguna de las caminatas propuestas.
«Si yo no soy de la Barceloneta, no lo es nadie», se presentó Diego casi ofendido al ser preguntado sobre su procedencia. Este barcelonés de 63 años fue uno de los primeros en llegar en el estrenos, sin achicarse por la lluvia (ni siquiera abrió el paraguas) que salpicó la iniciativa, que se hizo con la caminata número tres (la iniciativa ha ideado seis rutas distintas), un suave circuito de tres kilómetros que partió y finalizó en la oficina del plan de barrios, y que recorrió el paseo Marítim.
Isabel, Mercè y Cristina, también vecinas de la Barceloneta, hace tiempo que acostumbran a salir a andar por libre por el barrio, y la idea de hacerlo de forma organizada compartiendo el paseo con otras personas (del barrio o de otros puntos de la ciudad), les resultó atractiva. «La verdad es que con la lluvia he estado a punto de no venir, pero ellos me han convencido. Eso es lo positivo de apuntarse a este tipo de cosas, que al ir con más gente, te obligas más y no te dejas vencer por la pereza», explica Isabel.

Mañana y tarde
Además de las dos franjas horarias semanales en las que se harán las caminatas en grupo –los martes a las 18.30 y los miércoles a las 10.00 horas–, los organizadores quieren que todo aquel que lo desee pueda realizar los seis circuitos por libre, por lo que los han editado en folletos, que también incluyen algunos consejos para que las caminatas sean lo más saludables posible.
Sobre los recorridos, los tres circuitos de menor distancia son de uno, dos y tres kilómetros y se desarrollan íntegramente dentro de las fronteras del barrio marinero.
Los otros tres, pensados para los más entrenados, son de seis kilómetros cada uno, y tienen como puntos más alejados del centro de la Barceloneta el extremo del rompeolas, la base náutica de la Mar Bella y el Auditori de Barcelona. La elección de cuál se hace cada día dependerá de las ganas de los participantes.

Publicat per Helena López en El Periódico