dilluns, 12 d’octubre de 2009

Comissió de Festa Major del carrer Pescadors

Vecinos,vecinas, un año más hemos hecho la fiesta mayor, nos hemos encontrado y disfrutado juntos de una fiesta que es del barrio y que nos brinda la oportunidad de encontrarnos en la calle, de conocernos un poco mejor, de pasarlo bien. Y así ha sido.

Así ha sido a pesar de las dificultades, ya que antes de empezar la calle nos encontramos con que no nos dejaban cerrarla para decorar y que sólo nos daban permiso entre semana hasta las 23h, cuando en muchos otros barrios es hasta mucho más tarde. Tuvimos que pelearnos para poder cerrar la calle para decorarla y abrir entre semana hasta las 24.00, lo cual nos desanimó mucho al principio; porque esto se hace para el barrio, no para beneficiarnos, y no entendemos el motivo por el que se nos ponían tantas trabas. Finalmente, se consiguió y la fiesta ha ido estupendamente. Sin embargo, siempre se puede mejorar, y para el año que viene esperamos estar más coordinados para que no nos pillen por sorpresa visitas inesperadas que estamos encantados de recibir, pero necesitamos prepararnos con antelación (no sabíamos que los coros pasarían por la calle el domingo 4 y no pudimos darles el recibimiento que hubiésemos querido).

Desde la comissió del carrer Pescadors, como sabéis, trabajamos todo el año para poder sacar adelante la calle, y nos apena ver que este año sólo estaba “guarnit”, decorado el carrer Pescadors. La fiesta mayor de un barrio es un momento en el que éste se luce, en el que las calles son para pasarlo bien y encontrarse; y con vosotros podemos hacer cada año que esto sea posible. Pero nos preguntamos: cuando en un barrio sólo queda una calle que programa durante toda la semana, ¿no será que ese barrio está comenzando a morir, que su espíritu empieza a extinguirse?

En La Barceloneta, la fiesta siempre ha sido una ocasión para olvidar las diferencias y recordar que al fin y al cabo, todos vivimos aquí, todos somos vecinos…¿qué pasa si esos momentos, esos espacios se pierden? Hacer fiesta mayor puede parecer complicado, y a veces es un trabajo duro; pero merece la pena, ¡os lo asseguramos! Ya habéis visto la ilusión con la que os recibimos cada día en la calle; por eso, desde aquí, os animamos a constituiros en comisión de fiestas, cada calle, con los vecinos de vuestra calle; y así hacer que el año que viene la calle Pescadors sea sólo una más. Hasta el año que viene y que sean muchos más.