dimecres, 27 de maig de 2009

«CALLEJEROS» La Barceloneta a vista de buitres

Aquí teniu dos cartes que ens han fer arribar uns veïns del barri sobre el programa "CALLEJEROS"


El pasado viernes 8 de mayo se emitió en el canal CUATRO el programa «Callejeros» dedicado a la Barceloneta, programa que había negado la colaboración de la avv l'òstia, quien se había negado. La vida de nuestros vecinos es una cuestión privada y personal.

La población de la Barceloneta es muy heterogénea, esa gran diversidad es precisamente lo que le da un encanto especial y hace que los que vivimos aquí estemos orgullosos y tan ligados a nuestro barrio. El programa sólo se limitaró a sacar un aspecto del barrio intencionadamente, con el fin de ponerle el morbo que fueron capaces de ponerle porque es lo que vende hoy en día. El final del reportaje es lo más lamentable a nivel periodístico: la vecina que es portada por los bomberos para subir a su casa, dispone de ascensor (ese día averiado) y de una silla eléctrica de barandilla para salvar los tres peldaños de subida hasta el rellano del ascensor, cosa que no se vio en ningún momento, como tampoco se mencionó que dicha persona había bajado ese mismo día por su propio pie las escaleras. En definitiva, el programa no sólo nos ha herido a los vecinos en el orgullo de barrio, sino que ha dejado una estela tras de sí en el barrio de La Barceloneta que justificaría cualquier intervención de reforma, sea como fuere.

Josefa Picas...


Después de que el programa Callejeros haya pasado por La Barceloneta nos preguntamos cómo puede considerarse eso periodismo, ya que sólo buscaba el morbo y el amarillismo y no tuvo ningún reparo en manipular la verdad, haciendo que una persona que tiene ascensor en su finca fuera bajada por los bomberos. Todo esto en un barrio amenazado por una plan urbanístico al que los vecinos llevamos años oponiéndonos, que consiste en eliminar vivienda, echar vecinos y poner ascensores.

Callejeros ha tergiversado la imagen de La Barceloneta, un barrio muy heterogéneo, en el que si hace falta algo, no son ascensores, sino políticas sociales y protección del vecino.

Pako