dissabte, 18 d’abril de 2009

Acto de protesta contra la especulación dentro de la Oficina de Rehabilitación del Albayzin (Granada).


Vecin@s y amig@s del Albayzin han entrado en la Oficina de Rehabilitación mostrando su disconformidad con las políticas que se están llevando a cabo en el barrio .

Hoy, día 17 de Abril a las 11:30 de la mañana, un grupo de 15 personas subió a la Oficina de Rehabilitación del Bajo Albayzín (Junta de Andalucía) con el objetivo de denunciar las políticas de colaboración de esta institución publica con las entidades privadas (inmobiliarias y grandes propietarios) que están provocando la transformación y destrucción del carácter popular de este barrio, así como de la expulsión de sus vecinos y vecinas de siempre. Para ello exigieron el envío de faxes de protesta desde la oficina a la Concejala de Urbanismo de Granada, Isabel Nieto, al delegado de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio Juan Espadas Cejas y al delegado de la UNESCO para España, Hugo Portillo Angulo.

Mientras tanto, frente a la Oficina un grupo de 40 vecin@s y amig@s del Albayzín realizó una concentración de protesta durante dos horas.

Todo trascurrió sin incidentes y tras una hora se consiguió que enviaran los faxes de protesta.

¡¡¡ No a la destrucción del Albayzín y sus vecinos y vecinas!!!


TEXTO REPARTIDO EN LA PROTESTA:

Un grupo de vecinos y amigos del Albayzín nos encontramos esta mañana aquí para protestar de forma pública por el papel que está cumpliendo la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Granada en la destrucción del barrio Albayzín y la expulsión de las personas que han vivido en él durante décadas.

Dentro de la Oficina de Rehabilitación hay un grupo de personas que llevan a cabo un acto simbólico de denuncia, con la intención de que se mande un fax a la Oficina Central de la Junta, en Sevilla, al Ayuntamiento de Granada y a la Unesco. En el fax se expresa la disconformidad de todas estas personas con las políticas que se están llevando a cabo en este barrio, remarcando la colaboración directa, a través de sus diferentes actuaciones, con intereses especulativos, así como sus trágicas consecuencias para los vecinos.

EL ALBAIZIN ESTÁ EN VENTA

Razón: AYUNTAMIENTO Y JUNTA DE ANDALUCIA

Tanto la Junta de Andalucía como el Ayuntamiento se llenan la boca hablando de sus políticas de rehabilitación del Albayzín y, sobre todo, de que uno de sus objetivos es mantener en el barrio a su vecindario. La realidad es que el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía se han empeñado en destruir el carácter popular de este tradicional barrio de Granada para reconvertirlo en negocio turístico.

Tras la declaración del barrio como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994, se inyectó una enorme cantidad de dinero de la Unión Europea para su rehabilitación. Este dinero gestionado por las administraciones públicas ha servido de reclamo para atraer a inmobiliarias y grandes propietarios que comprando edificios en el barrio se aprovechan de estos fondos públicos para destruirlo y construir otro a su imagen, transformándolo en un parque temático, con casas nuevas y otros vecinos más ricos, donde los vecinos tradicionales y con pocos recursos ya no tienen lugar.

El papel que han jugado en todo esto las administraciones ha provocado en los últimos 15 años la expulsión de la mayoría de los vecinos mayores y con menos recursos. Algunos de los casos más sonados y escandalosos han sido el intento de expulsión de los vecinos de la Casa Cuna (Elvira 87-89) o la expulsión de los vecinos del número 10 de la Cuesta Marañas; ambos provocados por grandes propietarios buscando financiación pública para sus negocietes.

Da la casualidad que donde más han intervenido las administra- ciones, el Bajo Albayzín, es precisamente el lugar que conserva menos vecinos del barrio.

Pero la complicidad entre propietarios y administraciones no se queda aquí: recalificación de suelos –como en el Cerro de San Miguel-, concesión irregular de licencias para obras, venta de Patrimonio público, favorecer el uso del vehículo (aparcamientos subterráneos de pago, ampliación de la calzada de san Juan de los Reyes, conexión del Sacromonte por el Camino de Beas con el Fargue...), etc.

No es nada nuevo que la relación de las administraciones públicas con grupos de poder (políticos, empresarios…) convierta cada intervención en una oportunidad para beneficiarse de una u otra manera. En este juego de intereses las personas humildes se convierten en pequeños obstáculos en su camino.

DENUNCIAMOS PÚBLICAMENTE LA RELACIÓN DE LAS ADMINISTRACIONES CON LA EXPULSIÓN DE LOS VECINOS Y VECINAS DEL ALBAYZÍN Y CON LA ESPECULACIÓN EN ESTE BARRIO.

LA CASA DEL AIRE: EL ACOSO INMOBILIARIO Y LA COMPLICIDAD DE LAS ADMINISTRACIONES.

La Casa del Aire se ha convertido en una “patata caliente” que se van pasando de unas inmobiliarias a otras, bajo la impunidad y las facilidades que las propias administraciones generan. Los propietarios, Edivara-Varasol, se niegan a realizar las obras de mantenimiento y rehabilitación que el edifico necesita esperando a que sus ocupantes se cansen y lo abandonen por su propio pie, así el negocio de la rehabilitación será redondo. La vecindad tras seguir las vías que ofertaba el Ayuntamiento para conseguir la expropiación del edificio por falta de mantenimiento y acabar con este juego especulativo, se encuentra con la excusa de que como los vecinos han hecho arreglos en el edificio, el Ayuntamiento no “puede” declarar que exista falta de mantenimiento y por tanto no puede expropiar; esta visión se contradice con la que aportan otros técnicos de la misma entidad (ITE)-. A su vez, cuando se llama a las puertas de la Oficina de Rehabilitación del Bajo Albaicín, la vecindad de la Casa del Aire se encuentra con la negativa de la Junta de Andalucía a intervenir.

MORALEJA: A pesar de tanta palabrería de las instituciones sobre el barrio y la rehabilitación parece que para poder pedir la expropiación de un inmueble por falta de mantenimiento tienes que dejar que se te caiga literalmente la casa encima. Si no lo haces, no puedes evitar legalmente que se continúe con el acoso inmobiliario. Por todo esto, tras agotar los trámites administrativos disponibles para evitar el continuo destrozo de la casa y del Albayzín, nos vemos en la obligación de denunciar públicamente el desprecio que tiene el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía por este barrio y sus gentes.

¡¡NO A LA DESTRUCCIÓN DEL BARRIO ALBAYZÍN Y SUS VECINAS Y VECINOS!!


Fdo.: Vecinos y vecinas de la Casa del Aíre.

(Para más información: www.casadelaire.org)