dimarts, 15 de juliol de 2008

BCN WEEK (Nº 56, NOVIEMBRE 2007)

V.E.I
VÍCTIMA
ESPECULACIÓN
INMOBILIARIA

ANALIZANDO A LOS BARRIOS DE BARCELONA -SEGUNDA PARTE-

POBLENOU (JULIAN SOCORRO)

- Población: 58.611, 14'3% niños/as, 17'8% mayores, 89'7% españoles.

- Votantes registrados: 44.103 (16.853 se abstuvieron en 2003).

- Tamaño de los apartamentos: 31 - 60 m2: 23'2%; 61 - 90 m2: 58'7%; 91 - 120 m2: 15'1%.

- Estado de los edificios: mal / alguna deficiencia: 12'2% / 24'5%.

- Punto verde: Jardins de Ghandi.

- Fiesta del barrio: segundo domingo del mes de septiembre.

Hace un año veíamos por la televisión a jóvenes que vivían el arte, lo practicaban y enseñaban en una nave industrial de 5.000 metros cuadrados. Se llamaba la Macabra y llevaba muchos años en funcionamiento. Se trataba de un centro artístico al que, no sólo podía acudir gratuitamente cualquier interesado, sino que, además, era frecuentado por artistas del calibre de "Le Cirque du Soleil" en su paso por la ciudad. Pues fue desalojado y se dejó a todos en la calle. Recientemente volvió la polémica en torno al conjunto arquitectónico fabril de Can Ricart. Estos antiguos galpones, que, a juicio del catedrático de Ciencias Políticas de la Universitat Autònoma de Barcelona, Joan Subirats, "...son una de las joyas de la corona de ese significativo pasado industrial de Barcelona y Poblenou", ya comenzaron a ser derrumbados.

El plan del Ayuntamiento es utilizar esta zona emblemática de Poblenou para realizar el "tránsito de un modelo industrial manufacturero a un modelo adaptado a la economía del conocimiento", a fin de preservar su protagonismo económico y ocupacional. Por ello se creó el 22@, que supone el derrumbe de las tradicionales naves industriales y la posterior construcción de edificios de oficinas y algunos "lofts de lujo", entre otras cosas. Mientras se continúe con esta política prioritaria, lo único típico y cultural de Barcelona serán los afiches que empapelan los muros para la Mercé. Anunciando una urbe maravillosa que cada vez se respira menos entre las callejuelas empedradas de esta gran ciudad.

EL BORN (MICHAEL JONES)

- Población: 19.444, 9'4% niños/as, 20'7% mayores, 70'8% españoles.

- Votantes registrados: 15.070 (6.999 se abstuvieron en 2003).

- Tamaño de los apartamentos: 31 - 60 m2: 42'7%; 61 - 90 m2: 38'1%; 91 - 120 m2: 11'4%.

- Estado de los edificios: mal / alguna deficiencia: 9'1% / 30'2%.

- Punto verde: Parc Ciutadella.

- Fiesta del barrio: el uno de octubre.

sÍ, vivo en El Borne. El moderno Borne, el pijo Borne, o como le gusta llamarlo a uno de mis amigos: borny horny (diminutivo de Borne para que rime con "horny", que significa cachondo). Siempre dibuja la misma reacción en la gente, guiris y locales por igual: cejas levantadas y ¡oh-la-la!, estás viviendo la vida en color de rosa. Vale, pero estoy lejos de un pijo. Realmente he estado bailando durante mucho tiempo en esa fina línea que separa la bohemia de la juventud y la abyecta miseria. En todo caso, típico Borne: los turistas buscando el Museo Picasso a todas horas, más turismo y los consiguientes robos, tiendas de mierda y bares de pacotilla. Tiendas de moda realmente caras, restaurantes y pomposas galerías, los no tan secretos after-hours, el gentío de catalanes y guiris en el paseo el fin de semana, los vendedores de cervezas a 1 $ toda la noche, pizzas sobrevaloradas, un sinfin de fortuitos eventos en la calle, conciertos y ferias y...¡hey, si es Woody Allen! Ah, sí, y más restaurantes caros.

El Borne que amo y en el que vivo se compone básicamente de tres calles y una plaza fuera de mi casa que tiene un árbol. Voy a un puñado de bares baratos, y a los de los mayores del barrio, para matar el gusanillo casi una hora cada día. O simplemente tomo el café matutino y leo los periódicos gratuitos. En el parque que está justo al lado de mi casa a menudo pasa algo. A tres minutos de mi casa hay una tienda con una carne "halal" increíble, un videoclub extremadamente bien surtido y, para los que quieran transportarse a otro tiempo, en esa calle con adoquines de piedra y que parece estar oculta tras la sombra de un árbol, un antiguo taller de un hombre. ¿Hace algo? Y necesita un yunque bien llamativo en su oscura tienda.